Etimología de ESPALDA

ESPALDA

La palabra espalda viene del latín spatula diminutivo spatha (espada ancha, de ahí la palabra espada) y éste del griego σπάθη (spathe = tabla o madero ancho). Los romanos llamaban spatula (pequeña espada ancha) a los omoplatos, o sea, esos huesos triangulares y anchos que tenemos en la espalda. De ahí pasó a designar a la parte del cuerpo trasera desde los hombros hasta la cintura. De spatula nos llega también la palabra espátula.

Es interesante comentar un poco más la evolución de esta palabra. Espalda en efecto viene del latín spatŭla, con sonorización regular y síncopa y finalmente una habitual metátesis: spatŭla(m)> spadŭla> *spadla> espalda. Hay que hacer constar que en el latín clásico anterior a nuestra era, el omóplato de los humanos se llamaba propiamente scapŭla, de donde el nombre técnico del hueso escápula y derivados como escapular y escapulario. Pero spatŭla, además de referirse a herramientas de hoja ancha, servía para denominar el omóplato o paletilla de los animales, sobre todo los animales comestibles, y así nos aparece en tratados de cocina y otras fuentes. Es por eso que en época imperial, en latín vulgar, por la identidad del significado y además el gran parecido, la palabra spatŭla viene a sustituir a scapŭla en la anatomía humana, tanto para designar al hueso omóplato, como a esa zona superior de la espalda o parte trasera del hombro, y lógicamente se emplea en plural spatŭlae, porque tenemos dos omóplatos.

El castellano antiguo presenta una total continuidad de esta situación, pues en él, la palabra se usa en plural, "las espaldas", y en principio se refiere a la parte posterior de los hombros únicamente. Es por eso que el espaldarazo era el toque o ligero golpe que se daba con la espada al que se armaba caballero, no en lo que hoy entendemos como espalda, sino en la zona dorsal de los hombros, mientras el caballero permanecía arrodillado y ligeramente inclinado hacia delante. Nótese que en otras lenguas romances, como en catalán espatlla (les espatlles), el portugués espádua, y el italiano spalla, el vocablo sigue designando sólo a la zona de los omóplatos, a la parte superior de la espalda o parte trasera de los hombros, y que en francés épaules designa concretamente a los hombros. Es en castellano, y también en rumano spate, donde el vocablo se ha desplazado a la larga por vecindad para designar la zona dorsal en su conjunto.

Otras lenguas romances en cambio, para designar a la espalda en su conjunto, han conservado otros vocablos latinos, como la forma latina clásica dorsum, conservada en el francés dos, o bien una variante del latín medieval squina, que significaba parte saliente en ángulo o espina dorsal, y en realidad es un préstamo del germánico *skina probablemente antes trasladado al romance francés e italiano e introducido en el latín medieval. Esta palabra ha dado en castellano los vocablos esquina y esquena (espina dorsal), pero se emplea para denominar a la espalda en su conjunto, en provenzal, en catalán esquena y en italiano schiena.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.