Etimología de DRUIDA

DRUIDA

La palabra "druida" (antiguo sacerdote de la religión gala y celta) viene del latín druida y este del celta dru-vid (roble de la sabiduría), pues estos relacionaban a estos árboles con el saber. La palabra dru se relaciona con una raíz indoeuropea *deru- (estar o ser sólido y firme), presente en el griego δένδρον (dendron = árbol), y las palabras dendrocronología, dendrolito y dendrología.


La palabra druida en realidad nos viene del latín druida, cuyo plural es druides. Y aunque hay diversas fuentes sobre el conocimiento de los druidas, la principal es Julio César, quien en el libro sexto de la Guerra de las Galias nos habla extensamente de ellos. Su nombre es la adaptación de una palabra celta, pero no quiere decir "roble de la sabiduría", sino "conocedor u observador de los árboles", pues su nombre es un compuesto *dru-wid- , en efecto a partir de la raíz indoeuropea *deru- (ser firme y sólido), que en general en las lenguas indoeuropeas designa a la madera o a los árboles, pero también del grado cero de la raíz indoeuropea *weid- (ver, percibir, examinar, comprender).

En efecto los druidas, una casta especial de sacerdotes galos de enorme prestigio en su sociedad, cuya formación requería más de veinte años de aprendizaje básico y a la que eran destinados los jóvenes más inteligentes y brillantes de su sociedad, tenían un especial conocimiento de los árboles, de los que eran capaces de componer mensajes, pues poseían un alfabeto secreto de hojas de árboles, en que la hoja de cada especie representaba un grafema, y que empleaban entre ellos para sus mensajes que nadie más que ellos podía interpretar, de manera que veían en las hojas de los árboles lo que otros no podían ver. Aunque conocían alfabetos extranjeros como el griego, sólo los empleaban para comunicarse con el exterior. Los druidas detentaban el poder judicial entero y controlaban toda la religión y hasta las relaciones políticas entre las diversas tribus galas, al tiempo que monopolizaban los saberes científicos y naturales de su sociedad. Todo se lo trasmitían oralmente y debían memorizarlo, para que todo ese saber y estatus no les fuera arrebatado por otros sectores de la sociedad. El poder absoluto sobre los druidas lo tenía un druida supremo, que llegaba a él por elección de los druidas, o si quedaban varios igualados luchaban y obtenía el cargo el vencedor. Estaban exentos en su sociedad de servicio de armas. Los druidas se reunían una vez al año en un lugar sacratísimo para ellos, y durante esos días juzgaban y dirimían los más graves conflictos de sus pueblos. Este lugar muy sagrado, situado en el territorio de los Carnutes, parece ser el que ocupó siglos después la gran catedral gótica de Chartres en Francia.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.