Etimología de SERAFÍN

SERAFÍN

Los ángeles que están más próximos a Dios son los serafines, de la etimología hebrea "lizrof" que significa arder. Los serafines arden por la cercanía del Señor. Ver Querubín y Ángeles.

- Gracias: Yvette Nino


Yo creí que era algo así como mi esposa y yo, que estoy con ella por ser afín, jijiji.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


El caso de los serafines es parecido al de los querubines.

La palabra que le da origen es el hebreo שְׂרָפִים (śərāphīm), plural de שָׂרָף (śārāph), que significaba en principio "(serpiente) de picadura ardiente". Así aparece en Deuteronomio 8:15

הַמּוֹלִיכְךָבַּמִּדְבָּר הַגָּדֹל וְהַנּוֹרָא, נָחָשׁ שָׂרָף וְעַקְרָב, וְצִמָּאוֹן, אֲשֶׁר אֵין-מָיִם; הַמּוֹצִיא לְךָ מַיִם, מִצּוּרהַחַלָּמִישׁ. "que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal" (trad. Reina Valera Gómez).

Estas serpientes parecen tener origen en las serpientes erguidas de los antiguos egipcios llamadas iaret (j ˁr.t), los áspides preparados para atacar que llevaban los faraones en la cofia como atributo sobre su frente y que los protegían de todo mal. El caso es que en la Biblia hebrea aparece muchas veces la palabra שְׂרָפִים (śərāphīm) para denominar ángeles, y de las traducciones de la Biblia salió el término transcrito al latín como seraphim y del latín el español serafín, como querubín un plural hecho singular.

Las visiones bíblicas describen a la divinidad rodeada de ángeles guardaespaldas llamados שְׂרָפִים (śərāphīm), como serpientes de fuego voladoras. Se decía que tienen tres pares de alas, con el par superior se tapan la cabeza, con el inferior se tapan los pies y con el del medio vuelan. De ahí que los sesudos teólogos, cuando la tradición de los serafines se trasmuta al cristianismo y se disimula su origen reptil, hacen de los serafines unos ángeles de singular belleza, tanta que se tapan la cara para que solo la contemple Dios.

La imaginería católica los convirtió, como a los querubines, en ángeles bellos, los más hermosos que pueda haber -al gusto dominante-, para lo que se forjó la representación de esos jovenzuelos con rostro imberbe cuasi femenino de que están pobladas las iglesias.

El caso es que de ahí, del sentido de belleza incomparable, salió la apelación frecuente de seráfico "parecido a un serafín". Se ha llegado a decir "belleza seráfica", "es un serafín". ¡Y pensar que en un principio eran serpientes venenosas!.

- Gracias: Joaqu1n


Y para completar la clara explicación de Joaquín yo añadiría que, frente a la concepción negativa de la serpiente desarrollada por el mundo cristiano, en general en el mundo antiguo, mesopotámico, egipcio o grecorromano, especialmente en el plano religioso, las serpientes, incluso las venenosas, tienen una alta consideración, y que sin duda la tenían los serafines aunque fueran serpientes. No sólo éstas tienen función protectora y apotropaica, sino que representan el saber y los conocimientos específicos vedados a buena parte de los mortales, saberes vinculados a la tierra con la que están en íntimo contacto por arrastrarse. Asimismo otras veces se vinculan al principio de la vida, asociadas tanto a la tierra como al agua por su movimiento ondulante. Y frecuentemente representan potencias o atributos de los dioses. Así en el mito griego la serpiente Pitón, animal sagrado de Gea, es sacrificada por Apolo quien se apoderará de sus saberes oraculares y fundará sobre su tumba y en su honor el oráculo de Delfos. Con Apolo y con Hermes se relaciona la serpiente, uno detentador del saber de las Musas y las profecías, el otro de las artes de la palabra y la convicción y finalmente también de los conocimientos herméticos. Y con Asclepio-Esculapio se vincula la serpiente, presente en forma doble en la vara de Esculapio, como símbolo de saberes médicos y farmacológicos específicos y la protección que proporcionan. Incluso la serpiente del Génesis en el Edén, "el más astuto y sabio de los animales" según la Biblia, ofrece a Eva no otra cosa que el conocimiento y la razón, vinculado al fruto del árbol de la Ciencia, del Bien y del Mal. Y entonces, dice el texto, "se abrieron sus ojos y comprendieron que estaban desnudos" (antes ni eso sabían), convirtiéndose en pecado la adquisición de la razón, que es la verdadera oferta de la serpiente.

Veamos un texto del romano Cicerón en que se muestra el carácter de augurio positivo de la serpiente:

"Cuando Roscio estaba en la cuna, por la noche, habiéndose despertado la nodriza, tras acercarle una luz se dio cuenta de que el niño estaba durmiendo rodeado por una serpiente. Espantada por su visión profirió un grito. En cambio el padre del niño relató el hecho a los arúspices, que le respondieron que nadie iba a ser más brillante ni más notable que aquel niño". ( Cicerón, De Divinatione, I, 36).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.