Etimología de IGNORANCIA

IGNORANCIA

La palabra ignorancia viene del latín ignorantia, derivada de in- (prefijo de negación), g-noscere (conocimiento, ver: nota, conocer, noble, y noticia), -nt- (el que hace la acción, como en confidente, potente, presidente) y el sufijo -ia (cualidad, como en experiencia, influencia e inteligencia). Entonces significa "cualidad del que no tiene conocimiento".

EL verbo (g)noscere se asocia con la raíz indoeuropea *gno (conocer), presente en la palabra griega γνῶσις (gnosis) y de ahí las palabras: gnóstico, agnóstico, gnosticismo, etc.

¿Saben cuál es la diferencia entre ignorancia y apatía?, pues "no lo sé" y "no me importa".


Lo único cierto es que ignorancia viene del latín ignorantia, pero la explicación de ignorantia dentro del latín es falsa, pues en absoluto se deriva de gnoscĕre ni de ignoscĕre (perdonar, olvidar, ignorar una falta o agravio). Además hay que explicar por qué en un verbo aparece un prefijo in- negativo, que en latín no puede emplearse ni se emplea jamás para prefijar verbos, sino que niega siempre adjetivos y sustantivos, por lo que, si aparece en un verbo es prueba suficiente de que ese verbo no deriva de otro, sino de un viejo adjetivo negado por un prefijo.

Ignorantia en latín es nombre que expresa la cualidad de un agente (sufijo complejo -ntia), derivado del verbo ignorāre (no saber, no conocer, hallarse en un estado de desinformación), verbo que genera dos nombres de acción-cualidad, uno es ignoratio que designa la mera situación puntual de desconocer algo, hecho accidental y no reprobable, del que puede ser sujeto cualquiera; el otro es ignorantia que lo que expresa es un estado habitual, que como explican Cicerón y César, son una situación reprobable en la que el sujeto se encuentra por puro estado habitual, muchas veces vinculado a la dejadez, apatía o el desinterés por el conocimiento y otras muchas veces por no ser capaz de reconocer la propia ignorancia, por autoinconsciencia, y por tanto, al no saber siquiera que uno ignora y creer y aparentar que sabe, jamás sale de su situación (todas estas circunstancias nos las explican ya bien los autores clásicos). El verbo ignorāre es un derivado de un adjetivo ignārus (desconocedor, que no sabe algo), sólo que alteró su vocalismo en a a una forma en o por influencia de vocablos como ignōtus (desconocido), adjetivo con un prefijo in- sobre gnotus, este sí participio de gnoscĕre (conocer). El adjetivo ignarus se formó con un prefijo negativo in- sobre un viejo adjetivo gnārus (que sabe, que conoce, tanto puntualmente algo como habitualmente, experto, puntualmente también conocido).

El adjetivo gnārus se forma sobre *gn-ro, en que la raíz es, quizá con una laringal de prolongación, la variante en grado cero de la raíz indoeuropea *gnō- (conocer), que es la misma que con un sufijo indoeuropeo de proceso *-sko, da lugar al verbo latino (g)noscĕre (conocer), del que no se deriva para nada ignorantia, aunque remotamente comparta la raíz indoeuropea. De gnārus, de una probable formación *(g)naru-r-āre, con una síncopa, o simplemente *(g)nar-āre con una geminación expresiva, viene el verbo latino narrāre (en origen, hacer a alguien sabedor de algo).

De (g)noscĕre (conocer) el verbo que se deriva es ignoscĕre, pero no directamente, pues como hemos dicho un verbo no puede ser negado con un prefijo negativo in-. El proceso fue el siguiente: Del participio de presente de gnoscĕre, gnoscens, gnoscentis (el que conoce), se derivó un adjetivo negado con un prefijo ignoscens, con el significado del que conscientemente no quiere tener conocimiento de algo malo, lo ignora deliberadamente, lo perdona, en definitiva, ignoscens es sinónimo de indulgente, del que prefiere ignorar las faltas de otros. De ahí se pudo derivar ignoscĕre (perdonar, ignorar una falta), si bien el verbo se testimonia con bastante más antigüedad (s. III a.C.) que el adjetivo o participio: pero a veces esto es meramente casual y no hay otra forma de explicar en un verbo la presencia de un prefijo in- negativo: en todos los casos hay un adjetivo interpuesto. Pues bien, de este verbo hay un derivado latino que en su formación prefijal y sufijal es absolutamente paralelo a ignorantia, y es ignoscentia (cualidad del indulgente, acción de perdonar): este vocablo sí se deriva de (g)noscĕre, pero ignorantia no.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.