Etimología de SANTORINI

SANTORINI

La palabra Santorini es el nombre propio de una bellísima isla griega, en el centro del Egeo, probablemente la isla más espectacular de las Cícladas y es la más meridional de ellas. Propiamente, más que una isla es un minúsculo archipiélago anular compuesto por una isla mayor en forma de finísima media luna, y unos islotes que la prolongan. El centro de esta estructura es mar y es en realidad una caldera volcánica inundada de aguas azules y transparentes, volcán que, aunque hoy en reposo, sigue activo. Y la isla o el pequeño archipiélago es en realidad lo poco que queda de una antigua isla que estalló literalmente.

El nombre actual Santorini es deformación del nombre que en la Edad Media le dieron los comerciantes venecianos que la llamaron Santa Irene porque esta santa era patrona de la isla y tenía allí un santuario. De manera que el nombre procede del latín sanctus-a-um (santo, consagrado), participio del verbo sancīre (consagrar), que comparte raíz con sacer, sacra, sacrum (sagrado) y sacerdos (sacerdote). Esta raíz común es la raíz indoeuropea *sak- (santificar). El nombre propio Irene viene del griego εἰρήνη ("eirene", paz), voz que se considera un viejo préstamo de origen desconocido dentro del griego.

Pero el nombre antiguo de la isla fue Θήρα ("Théra") y con el nombre Thera nos referimos siempre a ella en historia y arqueología. Probablemente ese nombre no es otro que el nombre griego θήρα ("thera", terreno de caza), derivado de θήρ ("ther", animal salvaje, fiera), que se vincula a una raíz indoeuropea *ghwer- (fiera), también presente en las palabras latinas fera (animal salvaje), ferus (fiero) y ferox (feroz), de donde nuestras voces fiera, fiero y feroz. Los antiguos griegos no obstante relacionaban su nombre con cierto héroe epónimo fundador, y a veces, algunos autores como Heródoto y Calímaco, se refieren a la isla con el epíteto Καλλίστη ("Kalliste", la bellísima, la más bella), de manera que sabemos que la gran belleza de esta isla estallada impactaba ya sobremanera a los antiguos griegos.

Thera ocupa un lugar importante en la historia y la arqueología. El estallido de la isla se produjo en una fecha ligeramente anterior al año 1600 a.C., en una erupción violentísima de tipo peleano, como la del famoso Krakatoa. El estallido dejó una nube tal de cenizas que oscureció Egipto por varios días y sus restos se registran por casi toda la tierra, en depósitos en estratos y los anillos de viejos árboles fósiles. Y provocó un gran maremoto en el Mediterráneo. Thera entonces estaba habitada por gentes de la cultura minoica, y en ella se han encontrado restos de sus lugares de habitación, sus bellos frescos y sus vistosas cerámicas decoradas. La cultura que llamamos minoica se había desarrollado durante bastantes siglos anteriores (más o menos desde el 2700 a.C.) en la relativamente vecina isla de Creta, la mayor del Mediterráneo Oriental. Sus centros eran extensos palacios con importante desarrollo arquitectónico, decorados con bellos frescos, rodeados de una densa población agrícola, eran comerciantes y marinos y disponían de un sistema de escritura silábica, llamado lineal A, que empleaban sobre tablillas de barro con un uso preferentemente administrativo y destinado a la contabilidad, y más raramente ritual-religioso. El lineal A anota la lengua minoica, preindoeuropea y mediterránea, y se puede leer, pero no entender, no ha sido descifrada por el momento, a pesar de que no cesan los esfuerzos.

Pues bien, parece que la tremenda explosión de Thera y su maremoto pudieron destruir toda la flota de la vecina Creta y causar gran desolación en sus costas y la destrucción de sus grandes palacios costeros. Esta gran depresión y debilitamiento pudo ser la causa de que poco después los cretenses minoicos fueran invadidos por micénicos. Los micénicos eran los primeros hablantes de griego, los protogriegos, por así decir, que habían ido penetrando en la Grecia continental con posterioridad al 2000 a.C., constituyendo una especie de casta militar que construyó ciudadelas fortificadas en Grecia y dominó a la población neolítica o eneolítica previa. De hecho sobre todo en el gran palacio de Knossos es en el que primero se registra una ocupación micénica con posterioridad al 1550 a.C. Los griegos micénicos ocupantes que muestran en su arte, sus cerámicas y pinturas la gran influencia del arte minoico, aprendieron a escribir de los minoicos, heredando su silabario que transformaron ligeramente, generando una escritura también empleada para usos administrativos sobre tablillas de barro, que ahora anotaba la protolengua griega y que llamamos lineal B. Incluso llevaron esta escritura desde Creta a sus centros continentales de Micenas, Tirinto, Pylos, etc. Esta escritura pervivió hasta aproximadamente el 1100 a.C., cuando ya los centros micénicos fueron destruidos y se acabó con esta etapa cultural, entrando los griegos arcaicos en una etapa oscura y ágrafa que denominamos precisamente "edad oscura", y no se volvería a escribir hasta que no adaptaron y adoptaron, mucho más tarde, el alfabeto generado por los fenicios.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.