Etimología de HOOLIGAN

HOOLIGAN

La palabra hooligan es un anglicismo patente, que se debería escribir en itálicas igual como shock, dumping, holding y best-seller. Se refiere a un "hincha británico de comportamiento violento y agresivo" (DLE). Esta palabra es de origen incierto. Según el Oxford Dictionary, podría venir de un apellido irlandés de una ficticia familia bulliciosa mencionada en una canción cantada en los teatros musicales de la década de 1890.


Invento imaginativo y respuesta

El Oxford Dictionary define hooligan como "una persona joven violenta, típicamente miembro de una banda". Suele utilizarse en el contexto de la violencia en el deporte, especialmente en el fútbol inglés; y ahí está precisamente el origen de la palabra. Proviene de un juez británico estrechamente vinculado con este juego: James Hooligan.

Según el libro del periodista Denzil Batchelor Soccer: A History of Association Football (1954), los primeros años del fútbol profesional en Inglaterra abundaron en partidos caóticos. Aún después del establecimiento de las Reglas de Cambridge en 1848, no era raro que la violencia del encuentro terminara en riñas con múltiples heridos y hasta muertos.

Para remediar esta lamentable situación, en 1863 se creó la Football Association, que implantó la figura del árbitro. Hoy a veces al árbitro se lo llama "juez": en aquel tiempo era realmente un juez con atribuciones penales. La indumentaria negra de los árbitros deriva precisamente de la toga negra de los magistrados.

La función de este juez era, justamente, sancionar las faltas; y, puesto que tales faltas podían ser muy violentas, la sanción era muchas veces de orden penal. Para agilizar los trámites, al propio James Hooligan se le ocurrió usar naipes para comunicar rápidamente sus dictámenes. He aquí el antecedente de la tarjeta amarilla y la tarjeta roja. (En inglés, "naipe" y "tarjeta" son la misma palabra: "card".) Cuando el juez mostraba a un jugador un naipe rojo (corazones o diamantes), indicaba que quedaba arrestado por sus acciones durante el juego. El jugador era de inmediato retirado del campo y transportado a prisión.

En casos más serios, sin embargo, como cuando la violencia resultaba en lesiones graves o fallecimientos, el culpable veía un naipe de picas o tréboles: esto funcionaba como "tarjeta negra" ("black card"), y era efectivamente una condena a muerte. El condenado quedaba retenido a un lado del campo de juego, y al finalizar el cotejo se lo colgaba del travesaño de uno de los arcos a la vista del público.

James Hooligan fue el juez que más ejecuciones presidió: un total de once en una carrera de más de treinta años. La última ejecución en un campo de fútbol tuvo lugar en 1898. En 1911, un cambio de reglas introdujo la tarjeta amarilla y eliminó la negra.

- Gracias: rafalort


Interesante historia, pero no hay nada que lo corrobore. La historia oficial de las reglas de la FIFA, no dice nada de esto. Parece que Batchelor, aparte de un conocedor de los deportes era un novelista imaginativo y no hay que buscar etimologías fiables ni en novelas ni en crónicas deportivas, sino en sitios especializados. Por lo pronto aquí hay cosas rematadamente falsas. A un árbitro no se le llama juez porque fuera en origen un juez de lo penal. Las figuras de los árbitros en los deportes remontan a la antigua Grecia y Roma. Y en Roma ya se le llamaba arbiter o iudex. La gente suele ignorar que en la antigua Roma hasta los combates de gladiadores se hacían con un arbiter o iudex, y que había unas reglas que había que cumplir y un juez que evaluaba su cumplimiento. Así que en cada nuevo deporte nacido, con el tiempo y en cuanto se reglamenta de verdad, se crean árbitros. Y el árbitro tradicionalmente ha vestido de negro porque es el único color que la federación no permite para las camisetas de los equipos, y así se distingue siempre al árbitro.

Me parece harto dudoso que a un jugador se le pudiera condenar a muerte por una falta grave y se le ejecutara en el propio campo. Por muchas barbaridades que se hayan cometido en el pasado, esto no es creíble. Nadie hubiera querido ser jugador de fútbol (ni que fueran esclavos condenados a ello) para arriesgarse a perder la vida por una falta grave demasiado lesiva. Francamente, yo esta historia no me la creo y tampoco he encontrado en ningún lado esa información de ese tal juez James Hooligan. Así que si no se dan más datos fiables que a lo mejor una mera novela, yo consideraría esta historia un mero invento imaginativo.

-Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.