Etimología de HORTENSIA

HORTENSIA

Hortensia es un nombre de mujer y un arbusto de la familia de las saxifragáceas que da vistosas flores de varios colores. La hortensia (hydrangea hortensia), originaria de Japón y China, fue introducida en Europa por Philibert Commerson, un naturalista francés (1727-1773), quien quiso bautizarla en honor de la esposa del relojero Jean-André Lepaute (1720-1787). Primero, la llamó 'lepautia' o 'Pautia caelestina' pero le cambió el nombre por hortensia, no porque fuera el nombre de la señora que se llamaba Nicole-Reine (1723-1788) sino porque era meramente una 'flos hortorum', es decir 'flor de los jardines'. A la señora de Lepaute, insigne matemática de su época, muchos la llamaron Hortensia, convencidos de que era su verdadero nombre de pila.

Hortensia en Junio - Foto cortesia de Philippe Vicente

- Gracias: Philippe Vicente


En efecto el nombre de la flor se deriva de un nombre de mujer, y muy posiblemente la señora en cuestión recibió el nombre de "Hortensia", aunque no fuera su nombre real por ser una mujer extraordinariamente docta. Y es que a veces se daba ese nombre a las mujeres sabias y de alta formación debido a una Hortensia famosa y paradigmática como veremos. Este nombre en efecto procede del latín Hortensia. Hortensius es en latín un nomen gentilicium, es decir, una especie de apellido del linaje amplio al que uno pertenecía. De manera que todos los varones de las distintas familias de ese linaje llevaban Hortensius como segundo nombre, y todas las mujeres del linaje se llamaban Hortensia, bien como nombre único o bien como primer nombre.

Hay varios Hortensios en la historia romana, pero sin duda el más famoso es el orador y abogado Quinto Hortensio Hortalo, máxima figura del estilo ampuloso y elevado llamado asianista, contemporáneo de Cicerón y frecuente rival de este, tanto en procesos jurídicos como en estilo oratorio. Pero quizá más famosa todavía que él fue su hija Hortensia, mujer cultísima y excelente oradora, y con elevados conocimientos de jurisprudencia, pese a lo cual nunca hubiera podido dedicarse a la abogacía ni a la política, que eran las únicas actividades que no se permitían a la mujer. Pero aun así se hizo famosa por lo siguiente.

La ley romana daba a las ciudadanas un estatus jurídico superior al de cualquier sociedad antigua. Las mujeres que se casaban sine manu tenían derecho a la titularidad de sus bienes en exclusiva, y si bien debían tener un tutor legal que las representara en actos jurídicos, por ley incluso quedaban liberadas de ello si habían parido tres hijos vivos, pasando a ser mujeres sui iuris. El censo romano incluía sólo a los varones ciudadanos con sus bienes censales, y según ellos se tributaba al Estado. Pero las mujeres jurídicamente independientes y con bienes propios eran listadas aparte y no incluidas en el censo, por un motivo muy sencillo: estar en el censo era pagar tributos y automáticamente tener el derecho al voto, y en esa época nadie estaba dispuesto a dar el derecho político al voto a la mujer.

Así las cosas, en época del segundo triunvirato, los triunviros Octavio Augusto, Marco Antonio y Lépido, necesitaron recursos extraordinarios para sus campañas guerreras, y habiendo ya obtenido los impuestos legales del censo, no sabían de dónde obtener más. Así que sacaron una disposición para extraer un nutrido impuesto de las haciendas y bienes de todas las mujeres que los tenían de titularidad propia. Eso fue en el año 42 a.C. Entonces una inmensa manifestación de mujeres afectadas se dirigió al foro romano con Hortensia a la cabeza, y Hortensia elaboró un discurso impecable que se tuvieron que tragar los triunviros: demostró que de acuerdo a la legalidad vigente sólo podían cobrarles tributos si estaban en el censo, y que si querían hacerlo, que las censaran, pero con todas las consecuencias jurídicas. Los triunviros no tuvieron más remedio, según nos cuenta el historiador Apiano de Alejandría, que retirar la medida que ya se había aplicado a unos pocos centenares de mujeres, pero ya no tuvo efecto para las demás.

Los nombres Hortensius y Hortensia son derivados con sufijo -ius (relación, pero a veces filiación), del adjetivo hortensis (propio de un huerto), pero que en este caso puede referirse a un gentilicio Hortensis (los Hortenses eran uno de los pequeños pueblos o grupos humanos que habitaron el Lacio). Se trata de un derivado de la palabra hortus (huerto, jardín), de donde también hortícola y hortelano. Este vocablo designaba en origen a un espacio cercado para el cultivo y su raíz la tenemos también en la palabra latina cohors, cohortis (grupo del ejército con un lugar delimitado o recinto propio para acampar), de donde corte, cortejo, cortesía y cortesano. La raíz a la que se asocian es la raíz indoeuropea *gher-1 (cercar, coger, rodear, agarrar), que es la misma que dio en griego la palabra χόρτος ("cortos", cercado), y palabras del grupo germánico como Garten y garden, que se relacionan con nuestra palabra jardín, que nos viene del francés y en francés es un germanismo.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.