Etimología de HUITZILOPOCHTLI

HUITZILOPOCHTLI

Huitzilopochtli era el dios azteca de la guerra y del sol y que condujo a este pueblo desde Aztlán, en un largo viaje que duraría unos 200 años, hasta el lugar donde fundaron la Gran Tenochtitlan hacia el 1325, la capital del Imperio azteca, que los españoles conocieron en noviembre de 1519, cuando Hernán Cortés se encuentra ¿O se desencuentra? con Moctezuma II, teniendo a La Malinche, después llamada Doña Marina, como intérprete.

Huitzilopochtli es nombre mitológico (no hay consenso sobre su naturaleza humana o divina) de origen náhuatl, y está formado por los vocablos huitzilin, una síncopa o acortamiento de hutzizilin que significa 'colibrí'; y opochtli, 'izquierdo', 'lado izquierdo', 'zurdo' y a veces se le da el significado de 'sur', porque, dicen, ese punto cardinal era considerado como el lado izquierdo del mundo. Los que atribuyen a Huitzilopochtli un origen divino, dicen que el dios eterno Ometecutli engendró con su esposa, quien se llamaba Coatlicue (que significa 'falda de serpientes, de cóatl, 'serpiente', i, 'su' y cueitl, 'enaguas', 'falda') cuatro divinidades, siendo la última Omitéotl a quien los mexicas dieron por nombre precisamente Huitzilopochtli, quien junto a su hermano Quetzalcóatl fueron facultados para crear al mundo. Otra versión dice que Omitéotl fue producto de la unión de Tonacatecuhtli y la señora Tonacacíhuatl.

Por eso debe advertirse que en todas las narrativas mitológicas del conjunto de culturas que existen y han existido a través de la historia, hay versiones distintas, y nombres diferentes. Así que el lector podrá encontrar otros relatos sobre este mismo tema, pero no es nuestra intención abordar todos a la vez.

El nombre original Omitéotl significa 'dios esqueleto' o 'dios hecho de huesos, descarnado', de omitl, 'hueso' y teotl, 'dios', que luego se le cubrieron los huesos de carne y los aztecas lo adoraron como Huitzilopochtli.

Cuentan algunas crónicas o narraciones que los aztecas estaban convencidos que este dios necesitaba sangre humana y corazones para nutrirse diariamente. Algunos corazones de los sacrificados eran ofrecidos al sol o cuauhtlehuanitl (el águila que se eleva) y quemados en el cuauhxicalli (plato de las águilas). Los guerreros que morían en campaña o en un sacrificio se creía que pasaban a formar el séquito del sol y pasados cuatro años, ellos volvían a la vida en forma de colibrí.

Algunas representaciones de los siglos XIV-XVI de Huitzilopochtli lo muestran sosteniendo la porción (cuarta parte) sur de los cielos, como en el Códice o manuscrito Borgia.

Fuentes:

  • Merriam-Webster's Encyclopedia of World Religions. 1999. USA. pp. 476-477. Lectura del 14 de diciembre de 2019.
  • Palomar de Miguel Juan. 2005. Diccionario de México. p. 677. México.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.