Etimología de HIEDRA

HIEDRA

La palabra hiedra, que también se escribió yedra en tiempos pasados, y que designa a una conocida planta trepadora, siempre verde, con tronco y ramas sarmentosos y muy invasiva, viene del latín hedĕra (hiedra), con una síncopa y diptongación de la e breve tónica inicial. Este vocablo latino ha dado lugar al nombre de la hiedra en todas las lenguas romances, como en catalán heura, en portugués hera, en italiano edera, en rumano iedera y en francés lierre (a partir de una forma antigua iere que se aglutinó con el artículo a partir de la expresión l' iere).

La palabra latina hedĕra parece estar vinculada, aunque sin infijo nasal, con la raíz de un arcaico verbo hendĕre, que en latín clásico ya sólo tenemos atestiguado en la forma de algún prefijado como prehendĕre (de prae- y hendĕre, coger, agarrar, aferrar), de donde prender, preso, prisión, comprender, emprender, desprender, sorprender, etc. Del mismo modo la tenemos en la palabra praeda (presa, botín), de *prai-heda, de donde depredar y depredador. Todas estas formas se vinculan a una raíz indoeuropea *ghe(n)d- (coger, agarrar).

La hiedra es una planta de una gran significación en el mundo clásico grecorromano. Su vitalidad y carácter perenne hace que sea una de las plantas vinculadas a la inmortalidad y muy asociada al dios Dioniso-Baco, muchas más veces coronado de hiedra que de hojas de vid. Se asocia también con otros cultos mistéricos por simbolizar el eterno renacimiento y la resurrección, como por ejemplo los cultos mistéricos de Cibeles en Roma. Y desde el punto de vista poético la hiedra tiene desde antiguo un claro simbolismo. Los griegos la llamaban κισσός ("kissós"), palabra masculina, a diferencia del vocablo latino hedĕra que es femenino, y la consideraban en su imaginario colectivo una planta netamente masculina por su capacidad de penetración cuando invade otras plantas, asociándose también con el vivo deseo, por lo cual hicieron derivar palabras de su raíz que remitían a la idea de vivo deseo, como el verbo κισσάω (desear apasionadamente). También por la tenacidad con que la hiedra se aferra a algo se la ha usado metafóricamente como relacionada con la fidelidad y la constancia.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.