Etimología de ULTIMÁTUM

ULTIMÁTUM

La palabra ultimátum es un cultismo reciente (1834) que nos llega del latín a través del inglés. Está presente en libros ingleses desde 1725 y en latín desde el siglo XV. Significa "la última palabra", cuando se trata de negociaciones diplomáticas. Alude a la "última concesión" o "último aviso".

Cultismos son palabras tomadas directamente del latín o del griego clásico. Como son tomados de la lengua escrita, no experimentan evolución fonética. Cuando estos cultismos adoptan crudamente las mismas terminaciones latinas en -us o en -um serían simplemente latinismos, como es el caso de aquárium (aqua=agua), auditórium (audire=oír, torium="lugar de") réquiem, memorándum, quórum, currículum vitae (carrera de la vida), etc. Estos latinismos crudos no sufren las transformaciones normales de los cultismos adaptados al castellano o de las palabras patrimoniales y tampoco se adaptan a nuestras reglas gramaticales. Entonces resulta difícil saber si los ejemplos citados son palabras plurales/singulares o masculinas/femeninas.


Aunque en el DRAE la palabra conserve aún el acento, la propia Academia se retractó de la moda pasajera de acentuar los latinismos, dado que son puro latín y el latín no usa tildes, por tanto esta palabra debería aparecer sin tilde.

No hay ninguna prueba de que ultimatum nos venga del inglés, sino que fue pasando a las lenguas vernáculas desde el latín a partir de los escritos diplomáticos que se escribían en latín, conforme en cada lengua fueron empezando a escribirse en lengua vernácula, el hecho de que el DRAE no lo recoja en su diccionario hasta 1834 no quiere decir que no se empleara antes y mucho en la diplomacia, lo que pasa es que un diccionario no lo recogió hasta entonces, que es distinto. También además en francés la palabra aparece en el s. XVIII en textos en francés, y es mucho más lógica la influencia del francés entre nosotros que la del inglés, pues cuando se dejó de usar el latín como lengua diplomática en Europa, el francés pasó a ser la lengua diplomática internacional, lo que se mantuvo hasta el s. XX, así que en todo caso nos vendría del francés diplomático desde el s. XVIII, no del inglés.

En cuanto a la reflexión sobre cultismos, hay cosas mal expresadas. Los latinismos no son cultismos que "adoptan las terminaciones -us o -um". No adoptan nada, se mantienen en latín y conservan las terminaciones que tuvieran en latín según el caso en que estuvieran (-us, -um, -orum, -em, etc.). En cuanto a los nominativos en -us y en -um, es muy fácil saber su número y género. Son siempre singulares. Y las formas en -us son masculinas. Las formas en -um eran neutras, pero como el neutro ha sido eliminado de nuestro sistema nominal, se emplean como singulares masculinas. Las formas en -a son singulares y femeninas en algunos casos, en otras son neutras y plurales de las formas en -um, y se articulan como masculinas plurales. Así memorandum (un recordatorio), pero memoranda (los recordatorios).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.