Etimología de LIBIDO

LIBIDO

La palabra "libido" es de origen latino. Está relacionada con el deseo sexual latente y con la lujuria. Aunque termine en O esta palabra es femenina, es decir "la libido" (v.g. tengo la libido muy baja = no tengo apetito sexual, no pienso mucho en relaciones sexuales, me ocupan otras cosas). También se dice: "Pepito es un libidinoso", siempre piensa y relaciona todo tipo de circunstancias con el sexo.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


La palabra libido fue popularizada por Sigmund Freud (1856-1939). Esta viene del latín libido (deseo, lujuria) y esta se asocia a la raíz indoeuropea *leubh- (amor).

El inglés "love" y el ruso "любовь" (liuboff) también vienen de leubh.


Aunque se escribe y se debe pronunciar como palabra grave (libído), en su uso ha terminado por ser una palabra esdrújula, talvez como una hipercorrección, en analogía con otras palabras en ido: cálido, escuálido, mérida, pérdida, cándido, siendo entonces homófona a lívido (amoratado o extremadamente pálido).

-Gracias: niaroel


Hay que matizar que el vocablo latino libido, libidinis no se relaciona con el deseo sexual ni la lujuria necesariamente, y que eso es sólo una acepción muy marginal y de escaso uso. Libido en latín es deseo desmesurado hacia algo, muchas veces ambición y en general pasión, capricho o desmesura, designando a veces incluso las apetencias y caprichos de los gobernantes tiránicos, y la palabra tiene una acepción de desmesura negativa. Eso está en relación con su raíz indoeuropea *leubh- que no significa amor en el sentido noble del término, sino desear vivamente algo, amarlo en el sentido de desear poseerlo. Escasamente usado alguna vez (por Cicerón por ejemplo) en el sentido de apetito sexual, es sobre todo el latín cristiano el que lo va a especializar más en el sentido de pasión sexual (ya se sabe que el cristianismo está especialmente preocupado por los apetitos sexuales y su condena). Y es efectivamente el psicoanálisis el que especializa el vocablo para designar, sin mayores connotaciones condenatorias, a la natural pulsión o energía psíquica del ser humano dependiente del instinto sexual y sus manifestaciones conductuales.

- Gracias: Helena


La palabra libido, retomado del latín clásico libido, cuyo significado ya fue asaz explicado, designa a un concepto originado a finales del siglo XIX, como producto del trabajo desarrollado por el fundador del psicoanálisis Sigmund Freud (1856-1939), el cual introduce el témino (Libido), para denominar a "la energía psíquica relacionada con el deseo sexual", y en sus últimos escritos, para referirse en general a "la actividad humana constructiva". En este último sentido, como Eros o instinto de vida, era opuesto a Thanatos (del griego thanatos, 'muerte, como en tanatofobia y tanatología) o el instinto de muerte y fuente de deseos destructivos. En su obra escrita en alemán, Die Traumdeutung (La Interpretación de los Sueños), publicada en 1899, llamó Libido a la energía mental y la identificó principalmente, pero no exclusivamente con el instinto o deseo sexual (Evan Jay Martin 2016).

Sin embargo, la palabra libido, según Laplanche y Pontelis (2006), parece que Freud la utilizó por vez primera en su primer escrito sobre neurosis de ansiedad, en el año 1896, con el significado de 'una energía totalmente distinta a la excitación sexual', pues lo que sucede es que con el paso de los años, su idea sobre la libido fue cambiando poco a poco, aunque nunca perdió su significado esencial.

Freud conceptualizó tres elementos como integrantes de la compleja estructura psíquica, y les dio nombre en alemán, influido por el médico germano Georg Groddeck (1866-1934).

  • das Es, que era el Ello o Id, presente desde el nacimiento, representado por impulsos tan básicos como la búsqueda de satisfacer el hambre, la sed y la sexualidad o pulsiones por la vida, donde precisamente se encuentra la libido.
  • das Ich, el Yo o el Ego.
  • das Über-Ich, el Súper Yo o el Superego.

Fuentes consultadas:

  • Evan Jay Martin. 2 -22- 2016. Sigmund Freud. Encyclopaedia Britannica on line. Consultada el 11 de julio de 2016.
  • Laplanche Jean, Jean - Bertrand Pontalis. 2006. The Language of Psychoanalisis. pp. 154, 240. Great Britain.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.