Etimología de LIBERTAD

LIBERTAD

La palabra libertad viene del latín libertas, libertatis (libertad, condición del que es libre política y jurídicamente, disponibilidad y falta de inhibición de obra y de palabra). Es palabra formada con el sufijo latino de cualidad -tat- (tas, -tatis) sobre el adjetivo latino liber (libre en sentido amplio), que califica tanto a los ingenui (nacidos libres) como a los libertini o liberti (quienes partiendo de una situación de esclavitud, han alcanzado su plena libertad). El hecho de que algunas grafías antiguas presentan la forma leiberei por liberi ha llevado a algunos a la confusión de intentar relacionar falsamente la raíz de liber con un verbo leibo (verter), con libido y otras formas, con las que liber no tiene nada que ver. Grafías como leiberei se deben a una época de oscilación gráfica ei/i en que ei ya se realizaba como i y se producen frecuentes confusiones. Varrón y Festo también trasmiten formas arcaicas como loebesum y loebertatem (libertatem), formas reconstruidas por los gramáticos y falsas, pero lo definitivo es el paralelismo inequívoco con formas itálicas atestiguadas como el falisco loferta y loiferta (libertas), que muestran que la i larga de liber procede de un diptongo oi, evolución de ou, que es variante en grado o de eu, forma presente en la raíz indoeuropea originaria, que sin duda es *leudh-, o según más modernamente Untermann y otros han postulado, *Əleudh-, con una laringal inicial perdida en muchas lenguas. Esta raíz estaría vinculada a la idea de crecer o desarrollarse libremente, y a la idea de pueblo, pues en la antigüedad el pueblo era el conjunto de hombres libres. Y así vemos vinculadas a esta raíz formas como el griego ἐλεύθερος ("eleútheros", libre) o el alemán Leute (gente, pueblo), colectivo formado a partir del antiguo germánico Leut (hombre libre).

No hay en el mundo indoeuropeo una total uniformidad radical para expresar la idea de libre y libertad. Lo que sí hay es una especie de noción común originaria del "libre" como el "nacido libre" y por tanto integrante del pueblo. Así las lenguas germánicas, como en el inglés free y freedom, o el alemán frei o Freiheit, recurren a una raíz que en germánico antiguo era *frij- y que depende de una raíz indoeuropea que Pokorny (pág. 844) recoge como *prāi- /prƏi-/ prī-, raíz que se vincula a la idea de lo que es agradable, feliz, querido y genera inclinación o afecto, y encontramos en palabras alemanas como Freund (amigo). Adjetivos como free o frei en origen significaban "querido" y se daban como epíteto a los hijos legítimos, que gozaban por ello del estatus de hombre libre por nacimiento, y así es como se acabó asociando a la libertad. En griego en cambio esta raíz parece generar el adjetivo πραύς ("praýs") que lo que significa es dulce, agradable, calmo y placentero. Y en sánscrito da prinati, que lo que significa es "satisfecho".

Por último, es importante no confundir el adjetivo latino liber (libre), con el epíteto religioso latino Liber. Esta confusión ha dado lugar a más de una teoría errónea y se basa en etimologías populares falsas ya generadas entre los propios romanos. Existe una vieja divinidad itálica de la germinación que es Liber, que en latín arcaico tenemos como Leiber, con una versión femenina, y con el tiempo sería asociada a Júpiter y la versión femenina a Perséfone. Esta forma, que existe en osco como Luvfreis, presupone un diptongo originario eu/ou pero no está nada claro que pueda tener relación con el adjetivo liber cuya forma arcaica parece distinta, pero entre los romanos por etimología popular se estableció la relación, empleándose Iuppiter Liber para traducir la advocación griega de Zeus Eléutheros. Lo que sucede es que con el tiempo Liber es epíteto que se traslada al dios Baco y con ello tenemos generada la segunda confusión: por etimología popular ese Liber de Baco se va a asociar con el verbo libāre (destilar gota a gota, robar gota a gota, hacer una libación) y con el verbo griego λείβω ("leíbō") que es lo mismo, confusión a la que colaboran gramáticos como Servio, con testimonios de nombres sabinos sólo supuestamente relacionados, formas que alguna vez se han relacionado falsamente con la raíz indoeuropea *leikw- (dejar), que es la que da lugar al verbo latino linquĕre (dejar) o el verbo griego λέιπω ("leipō", dejar, faltar), y que generalmente se vinculan a una raíz indoeuropea *lēi- (fluir, manar). También se ha propuesto más modernamente para libāre un radical indoeuropeo *h2leibh-/ h2libh-, que sería compartido por el griego ἀλείφω ("aleíphō", ungir). Hay pues diversas opciones, pero en cualquier caso se considera que ambos vocablos, liber y Liber, no tienen absolutamente nada que ver, aunque la confusión por etimología popular es antigua.

Otra confusión que se debe evitar es la de liber, libera, liberum (libre), con liber, libri (libro, pero originariamente, película que se encuentra en los árboles entre la madera y la corteza (cortex), que en los tiempos más antiguos se empleaba como soporte de escritura. Este, liber, que en arcaico fue leber según Quintiliano, no tiene nada que ver con los anteriores, y se vincula a una raíz indoeuropea *lubh-, variante de *leup-/leubh-(cáscara, corteza, cobertura) que Pokorny recoge en la página 690 y es distinta de otra raíz *leubh- vinculada a la idea de desear, aficionarse a algo o amar.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.