**

Etimología de INDULGENCIA

-
-

INDULGENCIA

Indulgencia es un perdón de los pecados que sólo puede ser otorgado por la Iglesia. En tiempos pasados, la Iglesia vendía Indulgencias. Eso permitía a los ricos cometer pecados y comprarse una entrada al cielo.

Según una etimología popular, la palabra "indulgencia" viene de "indulto" y este del latín "indultum ". Indultum esta formada de in (sin) y dultum (deuda). Es decir este proceso quitaba la deuda del pecado.


La definición de indulgencia no es correcta. En las indulgencias no se trata del perdón de los pecados (que es cosa exclusiva del sacramento de la reconciliación), sino de la remisión de la "pena temporal" por los pecados (así como las consecuencias negativas del pecado para la vida del que lo comete, como el caso del drogadicto, que aunque deje las drogas -pecado-, puede seguir padeciendo las secuelas -pena-), y que se expresa en la penitencia. Por tanto no es cierto eso de que "los ricos podían pecar y comprarse un billete al cielo", pues la indulgencia se refiere no al pecado, sino a sus consecuencias. Sin verdadero arrepentimiento no hay perdón que valga. El hecho de que se hayan cometido abusos históricos con la práctica de las indulgencias y de que hoy en día sea una práctica que ha perdido actualidad, no quiere decir que se haya de falsear con una definición tan inexacta su verdadero sentido. La definición oficial de indulgencia de la Iglesia católica se puede encontrar en el Catecismo de la Iglesia católica, n.º 1471.

- Gracias: José M. Vegas


Aparte de que la Iglesia vendiera indulgencias, todo lo dicho aquí sobre la etimología de la palabra es falso. Ni indulgencia viene de indulto, ni indulto viene de in- más dultum que signifique deuda: eso es un invento y no existe tal palabra en latín, no sé de dónde pudo salir.

Indulgencia viene del latín indulgentia (benevolencia, bondad, benignidad o exención de algo, siempre de un superior a un inferior), y es un nombre derivado del verbo indulgere (ser indulgente o benevolente, hacer una concesión, tener largueza). Del participio de este verbo, que es indultus, se deriva el nombre indultum, que nos da indulto y que es la concesión o exención realizada. De manera que lo cierto es que ambas palabras proceden del mismo verbo. Estas palabras, que conllevan la idea de largueza o prolongación de un plazo de cumplimiento, se formaron con un in- intensivo, y suelen asociarse a una raíz indoeuropea *del-1 (largo), que dio en latín, con raíz en grado cero (dl-) y pérdida de la d inicial, el adjetivo longus (largo), con todos sus derivados: luengo, longitud, prolongar, loncha, longanimidad, etc. En griego dio el adjetivo dolichós (largo), de donde viene por ejemplo dolicocéfalo (de cabeza alargada).

Siendo esta la explicación más aceptada, hay otra. Vendryes por ejemplo asoció el verbo indulgere a una raíz indoeuropea *dhlegh- que marcaría un derecho o una obligación, pero la evolución semántica a partir de eso resulta muy improbable.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I

J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9272) añadidas al diccionario:
vendaval   ixódidos   comodato   choque   rizoforáceo   hipotónico   rebosar   verseo   puente de Varolio   deuda  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
chancho   hipócrita   garrapata   chinchorro   ciguato   tórtola   jamaica   káiser   jamón   galardón  
Último cambio: Martes, Abril 22 15:29 MST 2014