Etimología de SOFÍA

SOFÍA

El nombre propio Sofía viene del griego Σοφια y significa "sabiduría". De ahí también las palabras sofista y sofisticado. En el santoral cristiano, en principio, no hubo una Santa Sofía. En realidad la "santa Sofía" es un concepto introducido por los gnósticos en el cristianismo primitivo. Los gnósticos eran una rama místico-neoplatónica, cuyas creencias postulaban un Dios supremo que emite una partícula o "eón" de su propia naturaleza. Esta partícula o ente divino, de carácter femenino, era denominada "Sofía" (la sabiduría) y cae en la materia organizando la creación y engendrando ella sola en la materia a un hijo de Dios, de carácter también divino.

Una parte de los gnósticos se hicieron cristianos, y constituyeron una rama presente en el cristianismo primitivo (abundaban mucho en Egipto, por ejemplo), hasta que fueron condenados por la ortodoxia y sus tesis refutadas. Pero los gnósticos tuvieron gran influjo en la configuración del dogma de la Trinidad Cristiana. Así, el emperador Constantino decidió edificar un pequeño templo, acabado con mayor dimensión bastante después de su muerte para los cristianos en Constantinopla en el s.IV d.C. y que con el tiempo se dedicó a la "Hagia Sophia" (la santa o sagrada Sabiduría, se entiende "divina"). Este templo fue incendiado y destruido, y aún hubo un segundo nuevamente incendiado por masas fanáticas de algunas sectas cristianas. Sobre su solar edificó un nuevo templo fastuoso completamente diferente el magnífico emperador de Oriente Justiniano en el s. VI d.C., aunque con cierto fracaso de su primera cúpula que se derrumbó, adoptando definitivamente su forma actual en el año 562 d.C. Justiniano respetó la primitiva advocación, aunque ya el concepto "Santa Sofía" había sido desplazado: entonces ya era un ente masculino y se le llamaba "Espíritu Santo".

Pero el nombre quedó y su existencia y pervivencia como nombre cristiano se debe a la importancia que tuvo el concepto en el cristianismo primitivo, y aún hoy en Estambul podemos admirar la grandiosa iglesia de Justiniano con sus increíbles y atrevidos juegos de cúpulas que sustentan la cúpula central. Hoy el templo de la Santa Sofía tiene cuatro minaretes que le añadieron los turcos al trasformarla en mezquita durante mucho tiempo. Y el templo influyó poderosamente en todas las mezquitas otomanas, que imitaron sus cúpulas y estructuras.

Santa Sofía de Constantinopla - Foto Cortesía de Elena Pingarrón

Sofía es un nombre muy frecuente y apreciado entre los griegos, y también muy extendido en todos los países de influjo cristiano.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.