Etimología de RUBIÁCEA

RUBIÁCEA

La palabra rubiácea es el nombre castellanizado de la familia Rubiaceae Juss. de plantas dicotiledóneas, que incluye entre unas 11.000 hasta algo más de 13.000 especies (según el sistema de clasificación que se consulte) de árboles, arbustos y hierbas, de distribución cosmopolita, pero la mayoría prosperan en regiones tropicales.

El término Rubiaceae está formado por el nombre del género representativo: Rubia Linnaeus 1753, más el sufijo -acea, -aceae que significa 'pertenecer o compartir algunos rasgos o cierta naturaleza.

Rubia procede del latín rubia (nombre de una planta de propiedades colorantes, entre otras muchas que tiñe de color rojizo, y que se tomó como prototípica de este género), nombre derivado del adjetivo ruber (rojo, rojizo), vocablo relacionado con la raíz indoeuropea *reudh- (rojo). El término fue incluido por Linneo como género en su Species Plantarum de 1753, pero realmente el primero en utilizarlo en la literatura botánica moderna fue el biólogo galo Joseph Pitton de Tournefort (1656-1708), en la obra publicada en francés en 1694, Éléments de botanique, que fue traducida al latín en 1700, bajo el nombre Institutiones rei herbariae (Introducción a la botánica). Y el nombre de la familia, Rubiaceae, fue acuñado por el botánico, también francés Antoine Laurent Jussieu (1748-1836), que en taxonomía se abrevia Juss., quien solo agregó el sufijo de pertenencia -aceae, -acea, al nombre genérico Rubia.

Sin embargo, es necesario explicar porqué el nombre Rubia del género. Pues bien, existe una planta herbácea dicotiledónea nativa del sur de Europa y Asia Oriental, cuya especie Linneo bautizó en su sistema de nomenclatura binaria como Rubia tinctorum, utilizando estos antiguos vocablos latinos; literalmente "planta que produce pigmento rojo (Rubia, de ruber) y que sirve como colorante (tinctorum)", debido a que las plantas de esta especie tienen raíz carnosa y roja, de donde se obtiene en forma natural un tinte rojizo llamado alizarina (palabra que parece provenir del árabe al, 'el, lo', açārah 'jugo que se extrae', de açara, 'extraer, exprimir'), más el sufijo -ina utilizado para nombrar sustancias. Dicho colorante rojizo se utilizó mucho en tiempos antiguos siglos antes de Cristo, en diversas culturas, pero modernamente fue reemplazado por formas sintéticas.

A propósito del vocablo latino rubia, los escritos antiguos latinos donde se documenta, están en la Historia Natural del escritor romano Plinio el Viejo (23-79 d.C.), obra en cuyo libro 19, párrafo 47, nos describe botánicamente la planta y nos dice que se utilizó para teñir cueros y telas de lana, y que la de más calidad procede de la Península Itálica. Asimismo, en el libro 24, parágrafo 94, explica los usos medicinales de la planta, entre los que destaca la cura de la ictericia, su poder diurético que hace que se utilice en el mal de orina y ciertas dolencias del vientre, así como su empleo en la tinción del cabello, afirmando además que los griegos la llaman ĕrythrŏdănum (de erythro, rojo', como en eritrocito). También la cita puntualmente en otros puntos de su obra. Y como Plinio era un recopilador de hechos, es válido deducir que la palabra latina rubia ya existía siglos antes de su tiempo y que la planta era conocida y utilizada por los romanos muchos siglos antes. Por ejemplo, En India, la primera evidencia del uso de colorantes proviene de piezas de algodón en Mohenjo-daro, muy probablemente con el uso de la rubia, entre los años 2300 y 1750 a.C. Además, algunas fuentes señalan que el personaje griego, Alejandro el Grande (356-323 a.C.), tal vez utilizó la rubia, el índigo y el carmesí como camuflaje en las batallas contra los persas.

De manera que por el hecho de que rubia fue el nombre de la primera planta descrita de este género, a éste se le llamó Rubia y debido a ser el primer género denominado de la familia, a ésta se le llamó 'rubiácea' (Rubiaceae), aunque naturalmente miles de especies que se han incluido en este taxón no poseen raíz roja, pero sí comparten (-aceae) ciertos rasgos botánicos comunes.

Dentro de la familia de las rubiáceas (con flores casi siempre hermafroditas, de corola tubular y con hojas estipuladas) existen unos 600 géneros, entre los que destacan Coffea (el cafeto), Chinchona (de algunas especies de este género se obtiene la quinina), así como Gardenia, Ixora, Pentas, Nerteria, Crucianella y Boubardia, con numerosas especies ornamentales.

Fuentes:

  • Bhardwaj H.C. and Kamal K. Jain. 1982. Indian Dyes and Dyeing Industry During 18-19th Century. Indian Journal of History of Science, 17(1); 70-81.
  • Pingarrón Seco Elena. agosto 2015. Comunicación Personal.
  • The Oxford Dictionary of Natural History. 1985. Great Britain.
  • The Plant List. 2010. Rubiaceae. Online. Consultado el 29 de agosto de 2015.
  • Webster's Third New International Dictionary. 1971. Vol. II.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.