Etimología de GLUTAMATO

GLUTAMATO

La palabra glutamato designa corrientemente a un potenciador de sabores que se agrega como aditivo a ciertos alimentos industriales con el código de E621, y cuyo nombre completo es glutamato monosódico. En realidad un glutamato es una sal o éster derivada del ácido glutámico, que es uno de los aminoácidos no esenciales más comunes en la naturaleza y que forma parte de las proteínas.

El nombre glutamato, neologismo químico de fines del s. XIX, se forma con sufijo -ato que, procedente del latín -atus (dotado de, que recibe una propiedad o acción), se emplea en química para designar a sales procedentes de ácidos sufijados en -ico. La palabra deriva pues de glutámico, que aparte del sufijo de relación -ico (del latín -icus), contiene el elemento -am- que indica que deriva de una amina, derivado nitrogenado del amoníaco de donde por falso corte saca su raíz. El nombre del amoníaco procede del latín ammoniacus, préstamo del griego ἀμμωνιακόν ("ammoniakón"). Esta palabra se deriva de la versión griega del nombre del dios egipcio Ammón, pues en origen designaba a una sustancia maloliente que extraían de una planta y usaban con fines médicos los sacerdotes egipcios del oráculo de Ammón en el oasis de Shiva, y que luego se aplicó a lo que conocemos como amoniaco por la similitud del olor fuerte y agresivo.

La primera raíz de la palabra se deriva de gluten, sustancia pegajosa que es una mezcla de proteínas extraída de los cereales. Esto es así porque el ácido glutámico, aislado por primera vez a partir de un alga, se extraía en principio del gluten del maíz. La palabra gluten viene del latín gluten, glutĭnis, que significa cola, goma o materia viscosa de origen orgánico que servía para amalgamar o adherir. El gluten de los cereales se da en proporción mayor cuanto más cerca de la corteza de la semilla. De hecho en latín, descortezar un cereal o un fruto se dice glubĕre, palabra de la misma raíz.

A partir de gluten se forman muchos vocablos latinos de los que conservamos algunos como aglutinar. Pero la raíz indoeuropea *gel-, con la idea de aglomeración o masa compacta y viscosa, que está presente en múltiples lenguas indoeuropeas, no da no sólo en latín esta formación, con un cierre habitual en u del vocalismo o primitivo, sino que se manifiesta en latín en múltiples vocablos con las variantes radicales gel-, glo- y gle-, que dejan palabras como por ejemplo, gleba, globo o aglomerar.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.