Etimología de BRILLAR

BRILLAR

La palabra "brillar" viene del italiano brillare (emitir luz viva y temblante). De ahí también las palabras brillo y brillante. Se barajan dos posibilidades sobre el origen de la palabra italiana.

  1. La primera dice que viene del latín berylus (berilo, piedra preciosa, con el brillo de un diamante).
  2. La segunda es que viene de prillare (dar vueltas, girar). Prillare es una voz onomatopéyica. La relación con el esplendor sería por la luz de las estrellas o piedras preciosas que parecen temblar. Más o menos igual como la palabra rielar, que viene de rehilar (retorcer el hilo, moverse como temblando, reflejar).

No es que se barajen dos posibilidades para el origen del italiano brillare, es que en italiano hay dos verbos homófonos brillare de distinto origen y que no tienen nada que ver. Uno significa resplanceder, brillar con brillo intenso, y viene de un reonstruido *berillare, a partir del latín beryllus o berillus. Otro es quizá la variante de prillare, un dialectalismo italiano del norte de origen tirolés, que significa girar y tiene que ver con prillo y birlo (giro), pero este no tiene absolutamente nada que ver con nuestro brillar, pues el que se prestó supuestamente al castellano es el primero.

Beryllus, con grafía también berillus, designa en la antigüedad a la piedra preciosa más brillante, entre otras la aguamarina, y tanto es así que en latín medieval pasa a designar a los espejos y su gran capacidad de reflejar la luz. Y tenemos también atestiguada en latín medieval la palabra berillistica, para designar el arte de distinguir imágenes a través de espejos o cristales.

El vocablo latino beryllus es préstamo del griego βήρυλλος, piedra preciosa de brillo intensísimo y del color del mar importada de la India, y su nombre en griego también es un préstamo producido en época helenística cuando se empieza a importar la piedra. La palabra existe en prácrito y en sánscrito, y en origen es un vocablo dravídico, probablemente a partir de Vēlur, un topónimo y ciudad del sur de la India de donde procedían estas gemas.

Una hipótesis descartada es que el italiano brillare procediera de un latín vulgar *vibrillare, con reducción de la primera sílaba, verbo que sería una variante vulgar de vibrare, en el sentido de centellear intermitentemente. Pero brillare nunca significó centellear ni emitir un brillo parpadeante, sino emitir un esplendor más bien continuo. Hoy en general hay acuerdo en la etimología a partir de beryllus.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.