Etimología de HOMO SAPIENS

HOMO SAPIENS

Homo sapiens es el nombre biológico o científico de la especie humana. Fue acuñado por Carlos Linneo en 1758, en su Systema Naturae. Décima edición. Volumen 1, página 20. Como es una denominación taxonómica, está escrita en latín y puede traducirse literalmente como "hombre (Homo) sapiente (sapiens) o sabio".

El término homō (genitivo hominis) significa 'hombre', 'ser humano dotado de pensamiento', un 'ser moral'. Se trata de un sustantivo utilizado por escritores romanos como Cicerón, Quintiliano, Plinio, Catón, Tertuliano y muchos otros.

Mientras que săpĭens (derivado de sapio) significa 'juicioso', 'inteligente', 'sensato'; también 'astuto', 'sabio', vocablo también muy usado por escritores latinos de la antigüedad.

Existen hasta 22 sinónimos del género Homo, todos propuestos después de Linneo.

Taxonómicamente la especie humana pertenece a la clase de los mamíferos, orden primates, familia de los homínidos (Hominidae, en la que, además de Homo sapiens se agrupan todas las especies homínidas extintas), subfamilia de los homíninos (Homininae), tribu Hominini, donde, además de nuestro género Homo, están otros tres: Pan (chimpancé), Gorilla (gorila) y Pongo (orangután).

A veces vemos que a nuestra especie (Homo sapiens L. 1758, o el hombre moderno) la denominan H. sapiens sapiens, lo que debe interpretarse como género Homo, especie sapiens, subespecie sapiens. Esta idea surgió debido a que, en nuestra línea evolutiva, se considera que el género Homo surgió hace aproximadamente 2,5 millones de años, con la especie H. habilis (hombre hábil que pudo fabricar las primeras herramientas), seguido por el H. erectus (hombre erguido, surgido hace unos 1,8 millones de años), después el H. sapiens neanderthalensis, 80 000- 40 000 años atrás y el H. sapiens sapiens o de CroMagnon, de hace 30 000- 15 000 años, de donde se cree que provenimos. De manera que el H. sapiens sapiens es la subespecie nuestra, diferente a la sapiens neanderthalensis que se extinguió hace unos 40 mil años.

Pero no debe interpretarse esto como una verdad definitiva. Nada más lejos de ser así. La información acerca del origen de nuestra especie fluye y cambia de una forma impresionante. Así que la exposición que acabo de hacer es en extremo simple y no aceptada de manera unánime por la comunidad científica internacional. Con toda seguridad el lector encontrará en otras fuentes datos que no coincidan del todo con este tímido esbozo.

Fuente:

  • The Harper Atlas of World History. 1992. pp. xii-xiii USA. Edición impresa.


- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.