Etimología de HIDROFOBIA

HIDROFOBIA

La palabra hidrofobia proviene del latín tardìo hydrŏphŏbĭa, término a su vez derivado del griego ὑδροφοβία, de las voces griegas ὑδρο = hydro, de hydor (agua), más φοβία = phobia (temor, terror, aversión), literalmente, "temor o terror al agua".

Hydro, parece provenir de la raíz indoeuropea *wed- (agua), que también originó voces en diversas lenguas indoeuropeas, entre las que podemos dar algunos ejemplos: en su forma sufijada grado o, la raíz germánica *wod-ōr, derivó en *watar, de donde wæter en inglés antiguo (ahora water, 'agua') y wazzar en antiguo alto germano, todos estos vocablos con el significado de 'agua'; *wēd-, en germano, de donde la actual palabra inglesa wet (mojado, húmedo). En forma sufijada grado cero,*ud-ōr, dio en griego hydor, 'agua', que, como ya mencionamos antes, derivó en hydro. En latín originó unda (ola, onda, oleada, tormenta), de donde inundación, inundado, inundar, ondear, redundante. De *wed-, también deriva la forma sufijada grado o, *wod-ā, que dio en ruso voda, 'agua', de donde surgió el término vodka. Así mismo, el vocablo griego hydra, (serpiente de agua), que dio en latín Hydrus, el nombre de una constelación del hemisferio sur, así como hydra, invertebrado acuático y cierto mounstruo mitológico griego. Hydro, es un vocablo muy prolífico que forma parte de numerosos términos, de los que sólo mencionaremos algunos: hidroterapia, curación por agua; hidrósfera, parte de la tierra cubierta por agua (océanos, lagos, ríos, etc.); hidrotropismo, tendencia de las plantas a desarrollar sus raíces hacia donde existe humedad; hidrología, hidrógeno, hidróxido, anhídrico, hidromasaje, hidráulica, hídrico, hidratado, deshidratado, hidrocefalia, etc.

Phobos (que personificaba al terror o miedo), según la mitología griega, era hijo de Ares, dios de la guerra y de Afrodita, diosa del amor. Así como de hydros proceden muchas palabras, de phobos (terror), también. En sicología y psiquiatría, se ha elaborado un gran listado de alteraciones mentales que se caracterizan por tener fobia (temor, terror) a diversas cosas o acontecimientos, por ejemplo: claustrofobia, temor a los lugares cerrados; agorafobia, temor a lugares abiertos o despejados; homofobia, aversión hacia los homosexuales; aracnofobia, miedo a las arañas; ofidiofobia, ornitofobia, xenofobia, hemofobia, necrofobia, ailurofobia, acrofobia, y por supuesto, hidrofobia.

Aunque se puede utilizar el término hidrofobia para referirnos, por ejemplo, al miedo que naturalmente tienen los gatos a una piscina, o la aversión que muestran algunos niños a bañarse, realmente la aplicación más común, es en el sentido de un temor anormal o enfermizo al agua, como es el caso que ahora nos ocupa, es decir, la condición en la que una persona enferma de rabia (véase en este mismo diccionario), muestra un terror o un rechazo a beber agua. Sucede que cuando un individuo está enfermo de rabia (enfermedad viral zoonótica que se contrae por la mordedura de un animal infectado, como gatos, murciélagos, ratas, pero sobre todo, perros, ya que nuestra convivencia con ellos es muy estrecha), se producen espasmos en los músculos de la garganta, que suelen ser insoportablemente dolorosos; estos espasmos son causados por la irritación de las zonas cerebrales que controlan la deglución y la respiración, de modo que una leve brisa o un intento por tomar agua, puede incrementarlos, de manera que una persona con rabia, no tolera beber agua u otro líquido.

Realmente, la enfermedad viral que produce estos síntomas, es la rabia (nombre más apropiado u "oficial" de esta virosis); mientras que la hidrofobia es solamente una de sus manifestaciones en los humanos enfermos, no la enfermedad en si. Como prueba de que hidrofobia se utiliza predominantemente en el sentido patológico, existen antecedentes escritos donde ya mencinan el término precisamente médicos de la antiguedad: Aulo Cornelio Celso (25-50 d.C.), enciclopedista y quizás médico romano; Dioscórides (médico y botánico griego (40-90 d.C.); Celio Aureliano (hacia el año 420 d.C.), médico romano, traductor y escritor, quien quizás fue el que la tradujo del griego al latín. El uso del término, muy probablemente se debió a que veían este síntoma en enfermos de rabia; pero no sabían exactamente por qué.

Conviene mencionar que en los humanos, la rabia inicialmente suele manifestarse por un corto período de letargo o depresión mental, fiebre, sensación de malestar y cierto grado de agitación, que se va incrementando hasta llegar a la etapa de excitación incontrolable, que es cuando se observa la hidrofobia. Además debe mencionarse que no en todos los casos de rabia humana se presenta la hidrofobia, pues se estima que entre el 25 y el 30% de ellos ocurre en la modalidad de rabia paralítica, que es menos dramática, de más larga duración, y con frecuencia no se diagnostica como tal, lo que hace que las estadísticas sobre el número de casos a nivel mundial sean erróneamente menores (se estima que cada año mueren unas 55.000 personas de esta enfermedad).

En español, el término hidrofobia parece estar atestiguado desde 1495. En el diccionario de Esteban Terreros y Pando, editado en 1707, se incluye la palabra hidrofobia con el significado de "mal de rabia, furiosa sed con horror al agua".

Entre otros escritos, destaca la traducción del francés al español del artículo Observaciones acerca de la Hidrofobia leído el 4 de octubre de 1820 en la Sociedad Médico-Física de Moscú, donde ya se habla de que la hidrofobia, considerada en este caso como sinónimo de rabia, era causada por un virus (término que ya existía desde tiempos antiguos).

  • Fuente: Lewis T. Charlton, Charles Short. A Latin Dictionary. Perseus Digital Library.
  • Oxford English Dictionary. 1984. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.