Etimología de HIDALGO

HIDALGO

La palabra hidalgo viene de una formación del bajo latín que en nada tiene que ver con filius ni con la palabra "hijo". Como sabemos designa a un rango menor de nobleza desprovista de un título concreto, dentro de la terminología de la nobleza feudal hispana. La carta de hidalguía le podía venir a un individuo por vía consanguínea o por pertenencia a un territorio que globalmente la tuviera reconocida.

La etimología popular ha actuado profundamente sobre esta palabra. En efecto, por los frecuentes apócopes de "hijo" en expresiones del siglo de Oro, como en el insulto de la época "hideputa", contribuyeron poderosamente a afianzar la idea de que la sílaba hi- procedía de filius. Del mismo modo, y ya antes, sobre la forma "fidalgus", la etimología popular había producido un plural "fijosdalgos" que da a entender claramente que la gente entendía en el término un compuesto, como procedente de "hijo de algo" (ya que además se trataba de una nobleza ínfima, con ínfulas de nobleza y sin una vinculación genética clara a las casas nobiliares mayores).

Nada de eso es cierto. Aunque es palabra difícil de rastrear, el vocablo se forma en el bajo latín de la Alta Edad Media, y la forma "hidalgo" remite a una forma más antigua fidalicus (de acentuación esdrújula, por lo que produce síncopa de i, con sonorización habitual de gutural) > fidalgo > hidalgo. Hasta la forma fidalicus todo es testimoniable, y demuestra que en nada tiene que ver con filius, pero la derivación previa de fidalicus, responde a dos orígenes posibles, que incluso pudieron confluir y contaminarse:

  1. Una deformación dialectal de fidelicus, derivado del vocablo latino fides (lealtad, fidelidad), que sería empleado para designar al "fidelizado" a un rango nobiliar mayor, formando parte de sus huestes o servicios en caso de necesidad, a cambio de lo cual recibía un rango seminobiliar menor y exenciones tributarias.
  2. Una habitual sonorización de la dental de la forma fitalicus, un derivado de fitum, a su vez derivado de fictum, con la habitual asimilación y pérdida de la c. Fictum en latín quiere decir "hincado, fijado". De ahí proceden expresiones como "piedra hita" (piedra hincada) o simplemente "hito" (en ambos casos, mojón de piedra que marcaba límites territoriales, de municipios o haciendas, o marcadores de distancias). Fitalicus designa a quien está fijado o vinculado a una tierra o a una posesión nobiliar mayor por raíces ancestrales, y por tanto podría suponerse que no tiene contaminación de sangre con poblaciones adquiridas posteriormente, pudiendo conservar una relación de especial rango con las grupos dominantes mayores de la nobleza feudal.

No es imposible que ambos términos pudieran confundirse o contaminarse. Sobre el tema, ver las más recientes comunicaciones sobre la palabra en las Actas del XII Congreso Español de Estudios Clásicos (Ediciones Clásicas, 2007).

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.