**

Etimología de HAZAÑA

-

HAZAÑA

La palabra hazaña se refiere a un hecho glorioso. Igual que el castellano en sí, esta palabra es una mezcla del árabe y el latín. Parte viene del árabe hásan (hermoso) y otra parte del verbo latino facere (ver hacer).


El castellano no es ninguna "mezcla de árabe y latín". El castellano es una lengua romance o latina, hija del latín y evolucionada a partir de ella en todas sus estructuras y léxico patrimonial. El castellano existía como lengua romance ya en el s. X antes de todo contacto efectivo con el árabe. Por supuesto que el castellano tiene préstamos externos, como todas las lenguas, y del árabe tiene unos cuantos, pero muchos más tiene del griego, por ejemplo, y jamás podremos decir que el castellano es una mezcla de latín y griego, ni del latín o el inglés por muchos préstamos que llegue a tener del inglés. Los préstamos son vocablos de raíz extranjera, extraña al fondo léxico patrimonial de una lengua, pero que en cuanto se adquieren transforman su estructura morfológica adaptándose a la estructura natural y nativa de la lengua, que nunca se altera. Cualquiera que haya leído con una mínima atención el apartado de historia de la lengua, puede entender esto con facilidad. Las lenguas naturales no son mezclas, son estructuras fijas capaces de transformar elementos foráneos y adaptarlos a su estructura propia.

En cuanto a las palabras, tampoco son mezclas, y hazaña no lo es. Hazaña en principio es probable que fuera un préstamo del árabe ḥasána (buena acción). Pero como existía en la lengua en castellano antiguo el verbo fazer (hoy hacer, del latín facere), los hablantes lo relacionaron con él, dándole una efe inicial, así como le dieron un sufijo latino -anea> -aña. Y de este modo apareció la palabra fazaña, testimoniada en 1150, que luego aspiraría la efe en hache, dando hazaña. Precisamente una palabra como hazaña es la prueba más evidente de que una lengua nunca mezcla, sino que adapta, y en este caso latiniza del todo una raíz originariamente extranjera.

- Gracias: Helena


Creo que es importante de precisar algunas cosas:

  • Los árabes ocuparon partes de España, por casi 800 años (711 a 1492), 300 antes de la formación del castellano, del sigo X, que nos habla Helena.
  • Aunque el castellano evolucionó del latín, el árabe tuvo una gran influencia sobre él. Igual que en Francia, el celta y lenguas germánicas influenciaron el francés. Por eso el castellano y el francés no son iguales, a pesar que ambas vienen del latín.
  • En términos de estructura, especialmente en desinencias, el latín tiene más en común con el ruso, griego y alemán que el castellano.
  • Es un despropósito decir que el castellano tiene "unos cuantos" prestamos del árabe. Cualquiera que haya leído el apartado sobre lenguas que influenciaron el español, verá que son miles de palabras.
  • La "adaptación" de la palabra hazaña, en realidad es un confluencia, o mezcla, de las palabras árabe y latina. Pues la evolución natural del latín al castellano, es de aspirar la f- inicial, como en hacer (de facere), hervir (de fervere) y horno (de fornus), no de añadirla, como en el caso de fazaña.

Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

   

A
B
C
D
E
F
G
H

I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 11.720) añadidas al diccionario:
atosigar   paquicefalosaurio   ignífugo   sarcina   freír   resentir   dipnoo   menestra   juliana   anemómetro  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
dipneo   polis   albérchigo   estafilococo   alfabeto griego   promiscuo   órgano   joto   cripta   escómbrido  
Último cambio: Sábado, Junio 25 09:38 MST 2016