Etimología de HELENA

HELENA

El nombre femenino Helena procede del nombre griego femenino Ἑλένη que significa "Aquella que brilla como una antorcha" o "Aquella que arde o resplandece".

En la lengua griega antigua encontramos los sustantivos ἑλένη ο ἑλάνη, antorcha.

Ateneo (hacia 200 d.C.), escritor de la Grecia antigua, en su obra Deipnosofistas (El banquete de los eruditos), dice:

'' ἑλάνη δέ ἡ λαμπάς καλεῖται''

''ἑλάνη se llama la antorcha''

Encontramos el nombre Ἑλένη en la obra ''La Iliada'' del poeta y rapsoda griego Hómero (siglo VIII a.C.):

''Ἶρις δ᾽ αὖθ᾽ Ἑλένῃ λευκωλένῳ ἄγγελος ἦλθεν εἰδομένη γαλόῳ Ἀντηνορίδαο δάμαρτι, τὴν Ἀντηνορίδης εἶχε κρείων ἙλικάωνΛαοδίκην Πριάμοιο θυγατρῶν εἶδος ἀρίστην''.

''Entonces la mensajera Iris fue en busca de Helena, la de níveos brazos, tomando la figura de su cuñada Laódice, mujer del rey Helicaón Antenórida, que era la más hermosa de las hijas de Príamo''.

Helena a veces conocida como Helena de Troya o Helena de Esparta, es un personaje de la grecia antigua. Helena fue famosa por su belleza desde que era una niña.

''Pocos personajes han dado lugar a tanta literatura como esta mujer, que da nombre a una tragedia de Eurípides representada el 412 a.C. Existen dos versiones opuestas respecto a su verdadera responsabilidad en la guerra de Troya. La más conocida está en el trasfondo de la Ilíada y la hace culpable de adulterio y de viajar a Troya por su propia voluntad, acompañando a su amante. Es la que encontramos en los Trabajos y días y en uno de los fragmentos de Hesíodo, la que desarrollaban los Cantos ciprios, según el resumen de Proclo, la que encontramos en la Oda a Policrates de Íbico, en un fragmento de Alceo y en aquel bellísimo poema de Safo en el que se afirma que los más hermoso es aquello que cada uno ama, la que ofrece el propio Eurípides en pasajes de Andrómaca y Las troyanas y la que menciona Virgilio en unos pocos versos del canto II de la Eneida. La otra la que sigue Eurípides en su tragedia Helena y de la que se dice Hesíodo fue el primero en usarla, exonera a Helena de toda o parte de la culpa: cayó víctima de las artes de una diosa y no fue su persona, sino una imagen suya, la que viajó a Troya'' ¹.

En la obra ΕΛΕΝΗ de Giorgos Seferis (1900- 1971), poeta y diplomático griego, primer griego nominado con el Nobel (1963), podemos leer:

ΕΛΕΝΗ

ΕΛΕΝΗ οὐκ ἦλθον ἐς γῆν Τρωιάδ', ἀλλ' εἲδωλον ἦν

ΘΕΡΑΠΩΝ [τί φήις;] νεφέλης ἂρ'ἂλλως εἲχομεν πόνους πέρι;

HELENA: No he pisado jamás Troya. Era sólo un espectro.
SIRVIENTE: ¿Cómo? ¿Dice que solo estuvimos muriendo por una quimera?"
Eurípides, «Helena»

«Los ruiseñores no te dejan dormir en Platres»
Tímido ruiseñor que entre el respiro de las hojas brindas el alivio musical del bosque a los cuerpos fatigados y a las almas de quienes se sabe no regresarán.
Ciega voz que buscas tentando en la noche del recuerdo pasos y gestos, diría casi besos y el amargo tormento de la indómita sierva.
«Los ruiseñores no te dejan dormir en Platres»
¿Quién es Platres? ¿Quién conoce esta isla? He pasado mi vida oyendo nombres nuevos lugares, nuevas locuras de personas o deidades.
Mi destino que ondea entre la espada de un Ayante y otra Salamina me trajo aquí a esta playa. La luna vino del mar como Afrodita. Ahora cubre los astros del Arquero y va por el corazón de Escorpión y todo cambia.
¿Dónde está la verdad? Yo fui también un arquero en la guerra.
Mi destino, el de un hombre desatinado. Melodioso ruiseñor, en una noche como esta en la playa de Proteo te escucharon las esclavas de Esparta y rompieron en lamentos, y entre ellas, ¿quién creerás? ¡Helena!.
A quien perseguimos tantos años junto al Escamandro. Estaba allí, en los labios del desierto. Me acerqué a ella y me habló: «No es verdad, no es verdad», exclamó. «Jamás subí a la nave de azulada proa; mucho menos he pisado la valiente Troya».
Con los pechos profundos, el sol en el cabello, y ese porte todo sonrisas y sombras con pestañas largas, estaba allí, a la orilla de un Delta.
¿Y en Troya? Nada en el espectro de Troya.
Los dioses así lo quisieron. Y París, tumbado con una sombra como si estuviera viva. Y nosotros fuimos muriendo por Helena durante diez años. Un enorme dolor había caído sobre Grecia. ¡Tantos cuerpos arrojados a las fauces de la mar y a las fauces de la tierra!
¡Tantas almas lanzadas a las piedras del molino como el trigo!
Y los ríos arrastraban en el lodo la sangre por un cimbreo ondulante, por una nube por un tremolar de mariposa, por la pluma de un cisne, por una túnica vacía, por Helena. ¿Y mi hermano?.
Ruiseñor ruiseñor ruiseñor, ¿qué es dios? ¿que no lo es? ¿y qué hay entre lo uno y lo otro?
«Los ruiseñores no te dejan dormir en Platres»
Avecilla llorosa, a Chipre besada por las aguas llegué solitario con esta leyenda, si es cierto que es una leyenda, si es cierto que los hombres no caen en el viejo engaño de los dioses. Si es cierto que otro Teucro en unos años, o un Ayante o un Príamo o una Hécuba o un cierto desconocido, anónimo que no obstante haya visto un Escamandro repleto de despojos, no esté predestinado a los mensajeros que vienen a decirle de ese dolor inmenso y tanta vida que se fue al abismo por una túnica vacía,por Helena''.

Fuentes:

1. Esquilo, Sófocles, Eurípides. Obras completas. Bibliotheca Avrea Cátedra.

- Gracias: PAGOT


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.