Etimología de LIJA

LIJA

La palabra lija viene del latín lixa. En latín, lixa designaba al agua caliente mezclada con cenizas que se empleaba en las lavanderías romanas para blanquear (aparte de designar algunas veces al cantinero o avituallador). Aparte de lixa recibía también el nombre de aqua lixiva, y de lixiva procede la palabra lejía. También para blanquear y sobre todo ablandar tejidos, se empleaba frecuentemente orina, y entre esto y lo otro lixa asumió el sentido de líquido asqueroso. Es por eso que la primera acepción de lija es la de suciedad, y empleado como adjetivo (lijo/lija), sucio o asqueroso. Pero además este agua era abrasiva, por lo cual se empleó asimismo para designar a una especie concreta de pez selacio caracterizado por una piel erizada de granitos y muy áspera, y esta piel, una vez seca, se empleaba para pulir maderas o metales. Después, cuando se llegó a imitar esta piel de modo sintético con láminas de papel o cartón con arenillas de vidrio o esmeril adheridas a su superficie, se le siguió llamando lija.

La raíz del vocablo latino lixa aparece también en otras palabras del latín como liquere, liquidus o liquor, que nos dan en castellano vocablos como licuar, líquido o delicuescencia. Esta raíz indoeuropea *wleik- significaba "fluir".

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.