Etimología de GUAY

GUAY

La palabra guay se ha usado en España últimamente. Proviene de una palabra árabe que suena kuaiis. En el español coloquial se ha introducido desde finales de los años 60 del siglo pasado y hoy está empezando a morir 1.

Ésta es más o menos su historia: En principio guay calificaba aquéllo que era de buena calidad. Estaba restringido su empleo al ámbito del pequeño comercio del hachís que se traía de Marruecos. En Marruecos siempre se había fumado kif, que son las sumidades floridas del pie hembra de la mata de cáñamo o marijuana. Pero en la segunda mitad de los sesenta aportaron por las montañas del Rif algunos hippies alemanes que venían del Himalaya y habían aprendido allí la fabricación del producto llamado después "chocolate", basado en los aglomerados resinosos de la flor femenina del cáñamo. Entonces comenzó un comercio que lucró a muchos "camellos" del principio, cuando la cosa estaba poco vigilada.

Con el hachís se trajeron algunas palabras, una de ellas el propio nombre del producto, hachís, haxix, en árabe حشيش (hashîsh), que en principio significaba "hierba"; otra es ésta, del árabe كويس (kuwayyis) que significaba "bueno", o "bonito" y que convertido en guai(s) cobró el sentido de "(hachis) de buena calidad" frente a jaravaca, que significaba "(hachís) de mala calidad" y venía de خربقة (jarbaqa), "eléboro", "cosa muy mala", con un cruce por etimología popular con خراء بقر (jarâ' baqar) "caca de vaca". Este léxico se extendió desde Sevilla, donde por la pronunciación de los andaluces se quedó guai(s) desprovista de la -s final, hacia Madrid y el Norte de España con la forma guay. Jaravaca se ha quedado circunscrito al léxico del porro, como costo, que es como se llama en Andalucía la comida que los trabajadores llevan al tajo, pero que se empleaba metafóricamente para llamar el hachís que traían los que cruzaban el Estrecho. Pero guay en los años 80 se difundió por todas partes, sobrepasando su ámbito primitivo y llegó a ser una palabra asociada a la juventud. Lo guay era lo cool, lo que estaba en onda, llegó a haber una revista juvenil editada en Barcelona que se llamaba Guay.

Al final ya era una palabra que usaban hasta los niños. Pero ha empezado a desaparecer tan rápidamente como apareció. Es lo que pasa con el léxico de jerga. Los jóvenes la han arrinconado, ya no se lleva. La han derivado en "guapo"; ahora un tunero no dice del coche tuneado (de tuning) que es "un carro guay", sino un carro "guapo". Sólo sobrevive en el lenguaje infantil, por ejemplo, en un anuncio de un complejo inmobiliario de Castellón que se oye por la radio, una voz de pito chirriona que quiere ser la voz de un niño dice "¡Marina d'Or, qué guay...!"

- Gracias: Joaqu1n

Nota:

  1. Ahora ha recobrado nueva vida, pues se está retransmitiendo a los más pequeños con los "dibujos animados", que suelen doblarse usando esta palabra.

Me parece interesante trasladar aquí la información proporcionada por un visitante comentarista que remite a su blog. En él documenta la aparición de la expresión guay en el texto de una zarzuela llamada "La cruz de los humeros", de 1.861. El enlace es elafinadordenoticias.blogspot.com. El libreto entero de la zarzuela se encuentra en Google libros en este enlace.

Dado que la zarzuela parodia un ambiente costumbrista sevillano vinculado a lo folclórico, puede pensarse que el vocablo ya existía en la jerga popular flamenca o gitana.

Para que los lectores no se lleven a engaño, conviene aclarar que hay otro guay en la lengua completamente diferente a este y de distinto origen. Ese guay mucho más antiguo y que tenemos atestiguado en la literatura medieval incluso, es una interjección de lamento, una variante de ¡ay!. La podemos encontrar en expresiones como "¡guay de mis hijos!" o "¡guay de los malvados!", o frases semejantes.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.