Etimología de FÉNIX

FÉNIX

La palabra Fénix (Phoenix en latín), es el nombre de una constelación austral, localizada justo al sur de las constelaciones Fornax (El Horno) y Sculptor (El Escultor).

Aparece por primera vez en la obra del cartógrafo del cielo Johaan Bayer (1572-1625), Uranometria Omnium Asterismorum (Atlas de todas las estrellas), publicado en 1603. Phoenix fue introducida y denominada por los navegantes holandeses Pieter Dirkszoon Keiser y Frederick de Hotman, quienes agregaron, con la intervención del astrónomo Petrus Plancius (1552-1622) un total de doce constelaciones del hemisferio sur, durante un viaje por mar, entre 1595-1597, a lo que se llamaba las Indias Orientales (Indonesia y sus alrededores).

El Ave Fénix Φοενιξ para los griegos, Phoenix para los romanos era un ser mitológico de plumaje muy hermoso que simbolizaba el prodigio o portento de renacer de entre las cenizas, cuyo origen era variable según las versiones del mito, tal vez Etiopía, los desiertos de Arabia o de India, donde residía por un período de entre 500 y 1460 años o más. Su aspecto era semejante al de un águila, con un plumaje cuyo color variaba entre el rojo-fuego (lo que explica la etimología de su nombre) el púrpura, el dorado o el azul claro. Según la leyenda o el mito, cuando el ave presentía el fin de su vida, hacía un nido de ramitas y fragmentos de hojas aromáticas, amomo e incienso o pira funeraria, la cual debía ser encendida por los rayos del sol del mediodía, cuyo fuego era avivado con el batir de sus alas, hasta que era consumida y hecha cenizas. Después, surgía un joven y pequeño gusano, el cual se retorcía, se escapaba de la ceniza, disfrutaba del sol, y raudo se transformaba en un nuevo Fénix. Esto se repetía una y otra vez cada 500 o más años.

El nuevo Fénix, recoge después el cadáver de su padre y lo lleva envuelto en un tronco de mirra hueco hasta llevarlo a Heliópolis o la Ciudad del Sol, en el delta del Nilo, Egipto, para luego retornar al lugar donde vivirá por cientos de años alimentándose de incienso y perlas. Pero bueno, hay algunas variantes de este mito.

No es seguro, pero el antecedente más remoto del Ave Fénix es probablemente el pájaro egipcio Bennu (Benu), que era adorado como el alma de Osiris, también vinculado con el culto a Ra o el dios Sol, pero en lugar de ser representado con la apariencia de Phoenix, como una especie de águila; era como una quincineta o avefría, o tal vez una garza, como lo revela un papiro del año 1300 a.C., con el pico reluciente o deslumbrante que simbolizaba a Ra, por la brillantez del sol.

Desde el siglo XVI, por la influencia europea, los chinos llamaban a esta constelación Huŏ Niăo (火鳥) o Ho - neao, 'el ave ardiente'. Los árabes percibían en la constelación 'una joven avestruz o una 'águila', tal vez también un grifo (un león-águila y la llamaban Al Ri'āl, a veces Al Zaurak o sea, 'sobre el río Erídano', un río de la mitología griega, ya que El Fénix está al occidente de la constelación de Eridanus.

La palabra griega φοινιξ = phoinix (quizás procedente de φοινός, rojo como la sangre, citado por Homero y Hesíodo), significa originalmente 'rojo púrpura', 'carmesí', 'rojo grana', 'rojo oscuro', 'el tinte púrpura' (como fulvus o rojizo en latín); 'palma datilera', 'el dátil', probablemente porque los Φοενιξ o fenicios, fundadores de Cartago, habitaban regiones con abundantes palmas de este tipo, o porque el dátil tira a color rojo y además phoinix era el ave imaginaria que acabamos de mencionar y explicar.

Según Heródoto y Hesíodo, el Ave Fénix (Φοενιξ) venía de Arabia cada 500 años, en cambio, según Filóstrato de Atenas (ss. II-III d.C.), era de India y sus períodos duraban 1461 años. En la Ilíada de Homero, Φοενιξ (Phoenix) fue un personaje mitológico, era el padre de Europa, o el hijo de Amitor, un viejo amigo y consejero de Aquiles.

Para los romanos, Phoenix era el ave mitológica, como la citan Séneca Horacio y Ovidio. Pero Phoenix también era un hijo de Amitor, para otros, hijo de Agenor, que dio el nombre a la Fenicia, entre diferentes versiones que existen en la literatura latina.

Como una digresión, conozco un centro de recuperación o rehabilitación contra adicciones, cuyo emblema es el Ave Fénix, pues según sus dirigentes, la persona que logra superar una adicción, sobre todo a las drogas de alto impacto, como el alcohol, la heroína, la cocaína, las metanfetaminas, el crack, es equiparable a esta ave legendaria; ya que salir del infierno de la drogadicción es como emerger de entre las cenizas que quedan de una persona que ha destrozado su vida. Muchos lo han logrado. Otros infortunadamente siguen en ese abismo brutal e incomprensible. O sufren lastimosas recaídas.

Fuente:

  • Willis Roy, Editor. 1993. Mythology. An Illustrate Guide. pp. 38, 92. London. Lectura del 30 de septiembre de 2018.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.