**

Etimología de FÉMINA

-
-

FÉMINA

La palabra fémina se usa actualmente en castellano como una variante cultista o a veces irónica de mujer. Sobre todo es usual en plural "las féminas". Fémina fue también el nombre que escogieron en Francia para el prestigioso galardón literario otorgado por un jurado femenino. Femina en latín es un nombre que significa 'hembra' empleado lógicamente también para distinguir el sexo de la especie animal. Hembra, por otra parte, es la evolución fonética regular de femina como se puede ver en la voz hembra.

Fémina tiene la raíz indoeuropea **dhe(i)-, 'mamar, amanantar', presente en el griego θήλυς (thêlus) 'hembra' y θηλάζω (thelázo) 'amamantar' y en las voces latinas felix, fecundus, filius, etc. El sufijo -mina reproduce el participio medio i.e. -meno, usual en griego y poco representado en latín y que figura en alumnus 'el que ha sido criado' (de alere 'alimentar'). Por tanto femina significa etimológicamente 'la que amamanta o da de mamar'. Es de resaltar que en las lenguas romances el concepto 'mujer' es expresado en francés por femmme (de femina), en castellano y portugués por mujer y mulher (de mulier) y en italiano y catalán por donna y dona (de domina), si bien en la lengua medieval castellana se usaba dueña en este sentido. Familia léxica: femenino, feminismo, afeminar, feminizar, etc.

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena


Femina proviene del verbo latino arcaico fevo, hermano de fio (hacerse), crear, producir, "producir un fruto". Por provenir de un verbo que en latín anteclásico ya estaba en desuso, las palabras derivadas de el fueron deformando sus significados:

  • Así, fēmina, es ''la que produce' '... refiriéndose a la que produce hijos, terminó significando simplemente mujer.
  • fētus, ''el que se produjo''... al principio aplicado a los sembradios, se aplicó despues exclusivamente al recien nacido.
  • fēcundus, fēlix, ''productivo''.. mientras fecundo mantuvo su significado, felix daba un sentido de fortuna, buena suerte, y después como metonimia, se refirió al efecto de tener buena suerte, alegria, felicidad.
  • fēnus, noris ''la producción'' palabra latina no conservada en español que significó después provecho, ventaja, ganancia.

- Gracias: niaroel


Es interesante notar que la palabra femina, ha producido un par de etimologías falsas, o lo que eufemisticamente llamamos etimologías populares.

La primera nos viene de San Isidoro, en Etymologiarum XI,II, 24 y dice:

Femina vero a partibus femorum dicta, ubi sexus species a viro distinguitur. Alii Graeca etymologia feminam ab ignea vi dictam putant, quia vehementer concupiscit. Libidinosiores enim viris feminas esse tam in mulieribus quam in animalibus. Vnde nimius amor apud antiquos femineus vocabatur.

En realidad es llamada fémina a partir de las partes de los muslos (femur -> femina, ver: fémur), donde se distingue el aspecto de su sexo del del varón. Otros consideran a la palabra fémina, con una etimología griega, procedente de la fuerza del fuego, porque son fuertemente concupiscentes. En efecto las hembras son más libidinosas que los machos, tanto en los seres humanos, como en animales. De ahí, que entre los antiguos el excesivo amor se llamaba amor femenino (femineus).

La segunda viene de un libro llamado Malleus Maleficarum (Martillo de las Brujas), escrito por inquisidores de brujas, que dice:

Dicitur enim faemina, fe et minus, quia semper minorem habet et seruat fidem".

Llámase en efecto fémina, "fe y menos", porque ella siempre tiene y conserva menor fidelidad.

Ambas versiones son, por supuesto, totalmente falsas.


En general todas las etimologías falsas (esas y otras), acerca de la palabra femina se deben a visiones mediatizadas y forzadas por la tradicional misoginia que se origina sobre todo en los griegos y que adquiere grados delirantes en los padres de la iglesia del cristianismo primitivo y en la religiosidad medieval. No hay más que dar un vistazo al Malleus Maleficarum aludido, compuesto en el Renacimiento, sobre persecución de brujas, que reúne todos los tópicos y barbaridades medievales gestadas acerca de la naturaleza de la mujer y fundamenta su tendencia a la maldad y a la brujería. De manera que estas versiones no son en absoluto "inocentes" o meras confusiones lingüísticas. La explicación de Pedro Menoyo a partir de la raíz fe- y con el viejo formante participial meio-pasivo -meno/-mena, es la única correcta.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F

G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9261) añadidas al diccionario:
catóptrico   reparar   glicina   solo   soteriología   chollonca   lastre   centavo   perforar   horadar  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
semicultismo   microbio   parabellum   tricofagia   pugilismo   pandemonio   cómplice   pternalgia   sacerdote   melena  
Último cambio: Viernes, Abril 18 20:11 MST 2014