Etimología de RODODENDRO

RODODENDRO

La palabra rododendro o rododendron viene del latín rhododendrum, vocablo que encontramos en Plinio (s. I d.C.), prestado del griego ῥοδόδενδρον ("rhodódendron"), voz que en griego designaba a la adelfa (Nerium oleander), un arbusto muy común de las áreas mediterráneas con una espectacular floración la mayoría de las veces rosada. El vocablo es un compuesto de ῥόδον ("rodon", rosa) y δένδρον ("dendron", árbol), de manera que el nombre significa "árbol o arbusto de rosas". También se llamaba a la adelfa ῥοδοδάφνη (prestado también al latín como rhododaphne), es decir "laurel de rosas", de δάφνη ("daphne", laurel), debido a cierto parecido del arbusto, de hojas también perennes, con el laurel. De ahí que el nombre actual de esta especie sea adelfa, pues los árabes tomaron en préstamo el vocablo griego δάφνη para nombrarla, generando la palabra árabe diflà que al recibir artículo, en el árabe hispano o andalusí fue addífla, de donde nuestra palabra adelfa, que es hoy su nombre habitual. En catalán se la denomina baladre, voz que procede del latín veratrum, que propiamente designaba al eléboro, tipo de plantas ranunculáceas de flores rosáceas algunas de cuyas especies se parecen por flor y hoja a la adelfa.

Rododendro designa hoy pues a otra especie completamente diferente a la que designaba en griego. Modernamente, a partir de las clasificaciones de Linneo que fue quien tomó el vocablo para algunas de estas especies, se ha empleado la palabra para denominar un género de plantas angiospermas arbustivas de la familia Ericaceae que abarca más de un millar de especies conocidas vulgarmente como rododendros y azaleas. Son plantas muy apreciadas en jardinería por sus espectaculares y coloridas floraciones, que seguramente los griegos no conocieron o conocieron poco, porque la mayoría de las especies son asiáticas, de las tierras aledañas al Himalaya, y las que son europeas están más cerca de los hábitats alpinos y similares, o al menos no son muy propias del territorio griego.

La palabra griega ῥόδον se considera un viejo préstamo en el griego del fondo léxico mediterráneo, a partir de un vocablo que sería el mismo que, prestado al latín, generó la palabra latina rosa, de donde nuestra voz rosa. La palabra δένδρον, de la que derivamos términos como dendrita y dendrocronología, se suele asociar a una raíz indoeuropea *deru- (estar firme y sólido, dicho sobre todo de la madera), a la que se vincula también el adjetivo del latín durus, que da nuestro adjetivo duro y todos sus numerosos derivados.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.