Etimología de LÁBARO

LÁBARO

La palabra lábaro (estandarte militar romano que lleva una cruz y otros signos cristianos) viene del latín tardío labarum. El origen de esta palabra es incierto, pero parece que está formado con la raíz indoeuropea *la- (hablar, como en lamentar) y el sufijo -brum que lleva la idea de llevar, como en cerebro, candelabro y vértebra.

Parece que esta palabra fue influida por cantabrum (el estandarte llevado por la caballería romana). Pero este no viene de cantare, de donde tenemos cantar, sino del griego Καντάβροι (Kantabroi), nombre dado a los cántabros, gente que habitaba en la península ibérica. Los romanos tomaron este nombre para el estandarte, después de derrotarlos en el año 19 antes de Cristo.


Propiamente el labarum era un estandarte imperial tardío, surgido en el s. IV d. C. con los emperadores cristianos. Lo que llevaba el lábaro era una cruz y sobre ella un crismón, es decir, el primitivo anagrama de Cristo que consistía en una ji y una rho griegas superpuestas. Se dice que lo estableció Constantino tras la batalla del puente Milvio en el año 312, pero esto no es más que una leyenda porque Constantino, que en efecto favoreció mucho el partido de los cristianos, no fue nunca cristiano, por lo que es más fácil que tal estandarte lo asumieran sus sucesores, ya cristianizados, a partir del año 337 d.C. que fue cuando Constantino murió. De hecho la palabra, de origen absolutamente desconocido y no relacionado con raíz indoeuropea *la- alguna, aparece documentada por primera vez en latín en la segunda mitad del s. IV, en la obra del poeta cristiano Prudencio titulada "Contra Symmaco", y luego se menciona en la obra de Tertuliano. Antes parece no existir en latín y alguno hay que ha intentado con poco fundamento también, relacionarlo con labes, palabra que en latín significa caída o ruina, pero que también se usó con el valor de "agente destructor", como si el estandarte tuviera el valor de talismán destructor de los enemigos. Labes se vincula al verbo labi (resbalar, deslizarse, caer), que da palabras como lábil y lapso y se vincula a una raíz indoeuropea *leb-. Pero todo esto son especulaciones, probablemente la palabra sea un préstamo, aunque no griego, desde luego porque en griego existe la forma pero es de manera probada un préstamo recibido del latín.

En cuanto a cantabrum es también un estandarte militar muy tardío, a veces mera bandera o insignia, propio de época bajoimperial, portado por un cantabrarius, que aparece también mencionado en el s. IV. y si realmente su nombre se origina en los Cántabros no viene del griego Κάνταβροι, sino del latín Cantabri (los cántabros), de Cantaber, Cantabri (cántabro) que es el nombre latinizado de estos pueblos. La forma Κάνταβροι, más tardía, aparece por primera vez en Plutarco (s. I-II d.C.) y parece que es préstamo del latín Cantaber, Cantabri en el griego. La palabra cantabrum aparece anteriormente en latín, pero es el nombre del salvado de cereal con que alimenta a ciertos animales.

- Gracias: Helena


Tenemos que recordar que aunque el emperador Constantino no fue netamente cristiano (seguía a Mitra, dios del Sol), según la leyenda tuvo un sueño donde se le apareció una cruz en el cielo dentro del sol junto la frase "In hoc signo vinces" (Con este signo vencerás). Así fue que antes de la batalla del Puente Milvio (28 de octubre de 312) asumió este signo y con él venció a Majencio.

La leyenda del "con este signo vencerás" es un evidente invento cristiano posterior, además de que en esa época la cruz aún no era el signo habitual de los cristianos. Constantino nunca usó esos signos y lo demuestra toda su numismática (las monedas reproducían exactamente los signos o emblemas de los emperadores y hay cientos de monedas conservadas acuñadas por él). Y si así hubiera sido, según la leyenda tuvo el sueño la noche antes de la batalla, así que habría asumido el signo exactamente al amanecer del 28 de octubre de 312. Pero es demostradamente falso. Esta leyenda se deriva de la hagiografía falseada de Constantino, al que la iglesia canonizó como santo por los favores recibidos de él, inventando que se había bautizado en su lecho de muerte. Se negó siempre a ser cristiano. Pero fue un gran escándalo porque Constantino fue un gran déspota criminal que llegó incluso a asesinar a su propio hijo, y la iglesia acabó retractándose y retirándolo de los altares, aunque hay que decir que la iglesia ortodoxa aún lo mantiene.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.