Etimología de NADA

NADA

El pronombre indefinido nada procede del latín nata, forma femenina del participio natus-a-um (nacido, originado), del verbo nasci (nacer). Para entender su extraña evolución semántica hemos de saber que nuestro nada procede de un nata incluido en la expresión latina res nata, idiomatismo del latín vulgar muy empleado desde Plauto en el s. III a.C., en que significaba "el asunto en cuestión", "la circunstancia producida que nos ocupa" y así vemos expresiones como en Cicerón pro re nata (visto el estado de las circunstancias) o en Terencio e re nata (a partir del estado de cosas). La evolución de esta expresión a un sentido negativo se produce por analogía con nati, el participio en masculino plural. Este también estaba incluido en una expresión homines nati ("los hombres nacidos") que frecuentemente se empleaba con el valor de "el género humano" o si se quiere "todos", y curiosamente ese nati, que en principio dio nadi, acaba significando lo contrario: nadie. La inclusión de esta expresión en oraciones negativas en latín del tipo homines nati non fecerunt (el género humano no lo hizo= todos no lo hicieron= nadie lo hizo) , homines nati numquam viderunt (el género humano nunca lo vio= todos nunca lo vieron= nadie lo vio), etc., parece que es lo que hace asumir a este participio un valor negativo que sustituye al final a nemo (nadie). Paralelamente, se considera que la expresión res nata, por analogía, pasa de significar el asunto en cuestión a ningún asunto en cuestión, es decir, nada, sustituyendo a la forma del indefinido latino nihil.

El verbo nasci en latín, de donde palabras como nacer, nación, natural y naturaleza, en latín arcaico fue gnasci, y se asocia a una raíz indoeuropea *gen- (dar a luz, parir), presente también en los vocablos latinos genus, genĕris (estirpe, linaje, nacimiento), y con los verbos genĕre, gignĕre y generare. De ahí una inmensa cantidad de vocablos nuestros de origen latino, como genio, género, progenitor, congénito, degenerar, congénere, ingenuo, regenerar, indígena, gente, generador, genitivo, y un largo etcétera.

Existe en griego también esta raíz, principalmente en los vocablos γένος (genos) y el verbo γίγνομαι (gignomai), y de estos términos griegos se derivan múltiples helenismos que son neologismos de la ciencia, como genoma, genética, gen, patogénesis, fotogenia, gametogénesis, etc., cultismos griegos modernamente construidos con sufijos latinos, como homogéneo y heterogéneo, y algún cultismo que recupera alguna palabra griega ya existente en griego clásico, como endógeno, al margen de varios vocablos tradicionales griegos siempre empleados en el ámbito de la literatura religiosa o profana, como "Génesis" o "teogonía".

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.