Etimología de DESGASTE

DESGASTE

La palabra desgaste es un derivado regresivo del verbo desgastar, que presenta una morfología interesante, pues es un compuesto, probablemente romance, aunque nunca sabremos si obedece a una formación del latín vulgar, de des- y gastar. Y es interesante porque des-, habitualmente empleado en la lengua romance con el valor de inversión de la acción, aquí conserva uno de sus sentidos clásicos, pues procede de dis-, que aparte de significar en latín separación por múltiples vías o en diversos sentidos, también tenía el valor aspectual de intensificación de una acción, que es justo el que conserva este des- de desgastar.

Por otro lado también es muy interesante este verbo gastar, seguramente procedente de una forma del latín vulgar gastāre (devastar, saquear, expoliar, consumir) que sólo vemos atestiguada en latín medieval. Pero esa forma, que podría parecer la traslación al latín medieval de una forma romance, en realidad por necesidad ha de ser latina y antigua, como mínimo altoimperial si no más antigua. Porque en efecto gastāre no es más que una variante vulgar del latín vastāre, variante en que la u consonántica o v guturalizó del todo, y eso sólo pudo suceder en una época en que en efecto tenía su pronunciación clásica y propia. En efecto en latín hay una sola u que se escribe u en minúscula y V en mayúscula, y que puede ser tanto una vocal como una consonante. A partir de una reforma gráfica renacentista la u consonántica la escribimos habitualmente como v, de manera que igual podemos escribir vastāre que uastāre. Pues bien, esa u/v de vastāre y otras palabras parecidas, en época de Cicerón sonaba como u consonántica, es decir, muy similar a una w inglesa. Es entonces o poco después cuando pudo generarse una variante *guastāre/gastāre, con esa u consonántica guturalizada, momento en que la epigrafía vulgar muestra confusiones entre u consonántica y g gutural sonora. Porque a partir del s. II d.C. se empieza a detectar por doquier que esa u/v se ha labiodentalizado, que ya suena uve en realidad, y entonces la epigrafía vulgar lo que empieza a detectar son confusiones gráficas y fónicas entre v y b: en ese momento es mucho más difícil que a partir de una forma vastāre se hubiera generado gastāre.

El verbo vastāre (asolar, devastar, dejar vacío) y el adjetivo del que se deriva, vastus (vacío, desolado, desierto, enorme, inconmensurable, inmenso), se asocian a una raíz indoeuropea *eu-2 (vacío), a la que también se vinculan en latín el adjetivo vanus (hueco, vacío, sin contenido) de donde vano y vanidad, y el verbo vacāre (estar vacío o desocupado), de donde vacante y vacación entre otros vocablos.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.