Etimología de LOTÓFAGO

LOTÓFAGO

La palabra lotófago designa poéticamente al habitante antiguo de la Cirenaica o área aproximadamente coincidente con el actual país de Libia. El vocablo nos llega del latín Lotophăgus, en que autores como Plinio (s. I d.C.), Pomponio Mela (s. I d.C.) y Ammiano Marcelino (s. IV d.C.) nos hablan de los Lotophăgi. Pero la palabra se ha tomado de la historiografía griega y del griego Λωτόφαγος ("Lotóphagos", que come lotos), de los que nos hablan Polibio, Jenofonte y Heródoto. Pero sin duda la mención más antigua y además mitificada de los Lotófagos es la que pertenece a la Odisea de Homero, cuando se nos narra que al principio de su viaje errático, Odiseo llega con sus hombres y sus naves a la costa del norte de África, al país de los lotófagos, y un grupo de sus hombres enviados en exploración no regresa y deben rescatarlos y hacerlos volver a la fuerza, porque los lotófagos les han dado a probar su alimento, han comido lotos y por la virtud de estos han olvidado su vida pasada, sus sufrimientos, su origen y su familia y están dispuestos a permanecer allí en la beatitud del olvido comiendo lotos para el resto de su vida. Es por eso que todo el mundo imagina a los lotófagos como una especie de pueblo de hippies felices en su permanente estado hipnótico proporcionado por el consumo de unas estupefacientes flores. ¿Pero qué era lo que realmente comían los lotófagos?. Para eso debemos acudir a los historiadores más que a los poetas.

La palabra griega λωτός ("lotós") no sólo designaba en griego a la grande y bella flor acuática del Nelumbo nucifera, tan frecuente en Egipto, donde crece en el Nilo. Esos lotos no son normales en la Cirenaica. El vocablo designa también en griego tanto al árbol como al fruto del azufaifo, de frutos comestibles, las azufaifas, cuya especie más común entre nosotros es el Ziziphus iuiuba, pero en que la especie africana más común es el Ziziphus lotus, abundante en estas zonas especialmente. Los romanos llamaban a este arbolito ziziphus, de cuya deformación viene la variante en latín tardomedieval iuiuba (en francés el fruto se llama jujube , y en catalán gínjol, deformación de ziziphus). La forma latina ziziphus es préstamo del griego ζίζυφον que es el otro nombre que tiene el λωτός arbóreo. Nuestra palabra azufaifo y azufaifa está heredada del árabe azzufáyzafa, que lo tomó del arameo zūzfā, y este del griego ζίζυφον.

Los frutos del azufaifo africano son drupas, similares a pequeñas ciruelas o incluso a aceitunas, de color rojo oscuro y sabor ácido. Y esto era lo que al parecer consumían los mitificados lotófagos.

La palabra griega λωτός es un vocablo de origen oscuro, seguramente un préstamo del fonde léxico mediterráneo. En cuanto al segundo elemento, corresponde a la raíz del verbo φαγεῖν ("phagein", comer, en origen compartir comida), que se vincula a una raíz indoeuropea *bhag- (repartir, compartir), y que tenemos en palabras como antropófago, fagocitar y esófago.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.