**

Etimología de INVIERNO

-
-

INVIERNO

La palabra invierno viene del latín: hibernus y este de hiems (del griego: cheimón), literalmente la "estación del invierno". El hibernus, derivó el adjetivo calificativo castellano hibernal, que es "relativo al invierno". (e.g. "Un frío hibernal"). Erat hiems summa es una frase de Cicerón que significa "se estaba en pleno invierno". Hiems también está asociado al frío, o tempestad, ambos representativos de esa época del año.

- Gracias: ENNIVS


Al recurrir a la raíz indoeuropea *g^hei-, realmente un apócope de g^hei-men-, parecen poder expliarse todas las variaciones:

El cultismo hiemal provendría de hiems hiemis, 'invierno', y éste del gr. χιών χιόνος, 'nieve'.

Los cultismos hiberno, hibernal e hibernación procederían del latín hibernus a um, 'relativo al invierno', a través del gr. χειμερινός, de una forma *g^heim(e)rinos, que realmente sería un genitivo de *g^heimn- (nominativo de donde viene el gr. χεῖμα ο χειμών, 'invierno') con la forma extendida original (cf. lat. vernus con gr ἐαρινός, 'relativo a la primavera'). La forma latina la adoptaríamos de la expresión [tempus] hibernum.

Popularmente, en un momento en que el castellano no estaba normativizado y el modelo por el cual guiarse era el latín, se intentó explicar etimológicamente la palabra como compuesta por el prefijo in-, 'oposición', con el latin vernus, 'relativo a la primavera', al que hemos hecho referencia más arriba y del que deriva el cultismo vernal. Las palabras invierno, invernal o invernadero serían una consecuencia de esta etimología popular (y por ello las más usadas) basada principalmente en el arcaico verbo latino in-verno.

Las formas inverno, idéntica a la gallego-portuguesa y por lo tanto más primitiva, en textos castellanos entre el siglo XVI y XVIII, iverno en el siglo XV, hiberno entre los XV y XVIII, e incluso hiverno en el XVIII, certifican la confusión en el intento de escribir correctamente.

- Gracias: Daniel Álvarez Bouzó


En la palabra invierno no existe en absoluto el prefijo in- , ya que también hay muchas variantes sin la /n/ adventicia con la variante ivierno. Su origen directo es el latín hibernum, en principio adj. 'referente al invierno' y luego en latín vulgar 'invierno' sustituto del lat. clásico hiems, hiemis 'invierno'.

La -b- de hibernus sería producto de una disimilación de la nasal y el sufijo -rnus lo tenemos en hodiernus 'de hoy,' modernus 'de hace poco', nocturnus, etc. Hiems tiene la raíz indoeuropea *g'hi- (más un elemento *-em ) que significa 'invierno' y está representada en griego por voces como Χειμών, -ονός (cheimón, onos) 'invierno', χιών, χιόνος (chión, chionos) 'nieve', χίμαρος (chímaros) 'cabritillo de un año'. (He seguido en todo esto a Ernout-Meillet) .

Es de resaltar que con frecuencia 'de un invierno' equivale a 'de un año' y así en latín bimus, trimus significan 'de dos años', de tres años', etc. Ya Horacio en su "carpe diem" nos habla de quizás nos queda sólo un último invierno (hiemem).

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I

J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9928) añadidas al diccionario:
abrasión   asílido   oéstrido   papagayo   noúmeno   genioplastia   femoral   sepia   calloso   eneldo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
náhuatl   antídoto   órgano   hornazo   septentrional   reduplicar   cardinales   chungo   ocaso   autoestima  
Último cambio: Miércoles, Noviembre 26 17:08 MST 2014