Etimología de OJIVA

OJIVA

La palabra ojiva designa principalmente en arquitectura a un arco (arco ojival) formado por dos arcos de círculo que se cruzan o se encuentran por un lado generando un apuntamiento superior. También designa a otras cosas que por su forma pueden recordan a esto. La palabra se tomó del francés ogive, cuyas formas arcaicas presentan variantes como augive, oegive y orgive. Desde el romance francés pasó al latín medieval augiva, pero no sabemos si la forma originaria de la palabra era augive, o esto se debe a una hipercorrección. Porque el origen del vocablo es discutido y poco claro. Hay quien piensa que podría tratarse de un préstamo al francés de la palabra castellana algibe, de origen árabe, por el hecho de que los algibes mostraban una bóveda característica (bóveda de aljibe), caracterizada por el apuntamiento. Otros piensan más bien en una palabra anglo-normanda (los normandos son los primeros en Europa en emplear la ojiva), que sería ogé, que no es más que un préstamo del latín obviatum (enfrentado), que hace referencia a los dos arcos de círculo enfrentados. La palabra, con un sufijo -ive (del latín -iva), sería modificada a veces a la variante augive seguramente por influencia del verbo augēre (incrementar), ya que esta técnica incrementa notablemente la altura del vano de un arco. No ha faltado también quien ha relacionado la palabra con el germánico, en concreto con el alemán Auge (ojo). Pero la etimología que parece correcta y más fundamentada es la que la hace derivar de una forma ogis, presente en el latín del s. XII, con el significado de apoyo, que parece que no es más que la monoptongación de una forma latina augis (incremento), del verbo augēre (crecer, incrementar, aumentar), dado que este arco aumenta la fuerza de sustentación de las bóvedas. De ahí además la doble grafía ogive/ augive. El verbo augēre, que nos proporciona derivados como aumento, autor, augurio, inaugurar, augusto y auxilio, se vincula a una raíz indoeuropea *aug- (crecer).

La ojiva o arco ojival es el arco prototípico del estilo gótico, que luego desarrollará también otras modalidades. Pero vulgarmente la gente considera que es un creación de la arquitectura gótica, y no es así. El arco ojival fue inventado por los arquitectos persas del final del periodo Sasánida (fase comprendida entre el s. IV y s. VII d.C.). Es una creación pues de la arquitectura sasánida, y si vamos a Irán podremos visitar ruinas de edificios de los s. VI y VII con ojivas. De ellos lo copiaron los musulmanes abasidas que usan ocasionalmente ojivas hacia el s. IX. Y hay algunas muestras luego de ojivas en la arquitectura islámica de Oriente Medio. En la Europa de los siglos XI y XII se desarrolla el arte románico, con arcos de medio punto a imitación de la arquitectura de los romanos. Una variante es el arte normando, que emplea en principio mucho el arco de medio punto peraltado. Pero ya en el s. XII, especialmente en el arte normando del sur de Italia y Sicilia, empiezan a surgir formas de ojivas o arcos apuntados. En esa época en general surgen formas arquitectónicas en Oriente y Occidente que se conocen en su conjunto como "arte de Cruzada", que van incorporando estas formas. Y es desde fines del s. XII y sobretodo s. XIII, cuando una importante reforma monástica (la del Císter), que lleva aparejado un nuevo estilo arquitectónico para iglesias y monasterios, desarolla en todo su esplendor la ojiva: es la arquitectura cisterciense, de formas muy puras y elevadas y escasa o nula decoración. Estamos en la antesala del gótico, que a partir del s. XIII, elevando estas formas al máximo y llenándolas de decoración, se expandirá sobre todo desde sus núcleos originarios franceses a toda Europa, triunfando al completo la ojiva y las bóvedas de crucería correspondientes.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.