Etimología de OÉSTRIDO

OÉSTRIDO

La palabra oéstrido designa a unas 150 especies de insectos dípteros, cuyo género representativo, y el primero en ser denominado taxonómicamente es Oestris. Se trata de moscas que comúnmente y de manera colectiva se les llama estros; de tamaño medio (entre 10 y 25 milímetros), cuyas larvas son parásitos obligados de mamíferos, incluyendo al hombre, pero los adultos en realidad poseen piezas bucales poco desarrolladas o atrofiadas, que no 'pican', pero molestan mucho al ganado y animales silvestres, como elefantes, rinocerontes, canguros, zebras, etc. En la especie Oestris ovis que parasita sobre todo ovicaprinos (a veces a los perros y hasta al hombre), las hembras depositan directamente sus pequeñas larvas en las fosas nasales, donde se desarrollan y emigran hasta los senos nasales (a veces hasta el cerebro), y cuando maduran, abandonan el huésped y pupan en el suelo. Otras veces, sucecde un fenómeno muy interesante: en el caso de Dermatobia hominis, las moscas hembras depositan sus huevecillos en otros insectos, como tábanos o mosquitos, quienes los transportan al huésped final.

El nombre latinizado del género Oestris proviene del latín oestrus, préstamo del griego οἶστρος (oistros, 'deseo incontrolable e irracional', 'intensa inspiración', 'fogosidad, exaltación o vehemencia sexual', pero también 'tábano', tăbānus, en latín). Por ello estro, el vocablo derivado en español, tiene en nuestro tiempo tres diferentes significados:

Un estado de intensa inspiración de un poeta o artista de cualquier otro tipo.

Las moscas o dípteros oestridos de los que ya nos ocupamos al principio, pero que antiguamente se les llegó a nombrar en latín tăbānus (tábano).

Un estado regularmente recurrente de excitación sexual, durante el cual las hembras de la mayoría de los mamíferos (en la mujer no sucede), aceptan copular con el macho y son capaces de concebir y quedar preñadas. También se le llama 'periodo de celo'.

Con las dos primeras acepciones (intensa inspiración y este tipo de insectos), el término latino oestrus, ya se encuentra documentado desde los escritores latinos de la antigüedad, mientras que con el tercer significado (celo o período de apareamiento en las hembras de mamíferos), se documenta apenas desde 1890. De cualquier modo, en los tres casos, el significado coincide con las acepciones antiguas ya señaladas.

Oistros en griego y oestrus en latín, parecen vinculados a la antigua raíz indoeuropea *eis- (pasión), que también se asocia con īra en latín, de donde derivan ira, irascible e iracundo; aēšma (enojo, coraje), en avéstico, etc.

En cuanto a la acuñación del término oéstrido (Oestridae), debemos recordar que oestrus significó, entre otras cosas, en latín tăbānus (tábano), término que parece no tener nexos con el griego antiguo, pero tal vez el latín así lo adoptó por la intensa actividad o el frenesí con el que los tábanos hembras (los machos no pican) atacan a los mamíferos para succionar sangre (he sido atacado en mis excursiones de campo por estos furiosos dípteros). Pues bien, Carlos Linneo (1707-1778) decidió en 1758 publicar el término Tabanus bovinus, el tábano de los bovinos, de donde más tarde surgió el nombre de la familia Tabanidae (tabánido). En cambio, el mismo Linneo propuso en ese mismo año el nombre del género Oestris (especie ovis), para designar a las moscas que parasitan las fosas y senos nasales, principalmente de los ovinos, y probablemente lo hizo al observar la vehemencia con la que las hembras de los estros tratan de depositar sus larvitas de apenas 1,5 milímetros en la nariz de estos rumiantes, y de cómo las ovejas tratan de evitarlo inclinando el hocico hacia el suelo... un frenético combate. 59 años dspués, en 1817, el zoólogo inglés William Elford Leach (1790-1836), acuña en latín originalmente el término Oestrides, después Oestridae, agregando el sufijo griego -idae de parentesco genético al género Oestris) para agrupar en una familia a todas las especies que fueron descibiéndose a partir de 1758.

Finalmente, aunque existen ciertas relaciones etimológicas entre los términos entomológicos tábano y estro, debemos remarcar que se trata de voces que representan a dos familias de dípteros distintas, con rasgos morfológicos (las venas de las alas, el aparato bucal, las antenas, etc) diferentes. Además, los tábanidos (Tabanidae) son una familia muy numerosa, con más de 4000 especies vivientes, cuyas hembras son predominantemente hematófagas y sus larvas a veces acuáticas o de lugares muy húmedos; mientras que los oéstridos (Oestridae), agrupan apenas unas 150 especies, los adultos no pican; pero en cambio sus larvas parasitan a los mamíferos. Sugiero al lector consultar la entrada tábano en este diccionario.

Fuentes:

Borror J. Donald / Richard E. White. 1970. A Field Guide to the Insects of America Notrh of Mexico. USA.

Lloyd E. John and Michael J. Brewer. 1992. Sheep Bot Fly Biology & Management. University of Wyoming. USA.

The American Heritage Dictionary of the Engish Language. 1970 USA.

The Merck Veterinary Manual. 1997. Eighth Edition. USA.

Webster's Third New International Dictionary. 1986. USA.




- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.