Etimología de JOURNAL

JOURNAL

La palabra journal debe anotarse en itálicas por ser un término anglosajón (en francés se escribe igual), aunque con raíces eminentemente latinas. Puede traducirse al español como revista, publicación periódica, gaceta, semanario, diario informativo, acta, etc. Particularmente se trata de un término familiar a los que nos dedicamos a buscar información científica sobre temas muy diversos, como biología, astronomía, matemáticas, geología, agricultura, medicina, entomología, geografía, etc.

El vocablo llegó al inglés medieval (ss. XII-XV) directamente del antiguo francés jurnal, jornal, de journal, jornel (diariamente, lo relativo al cada día, registro, libro), del latín tardío diurnālis, a su vez de diurnus (diurno, diariamente, lo que solo dura un día, relación de lo que pasa en un día), más el sufijo de relación o pertenencia ālis, -aris, que en inglés quedó como -al, por ejemplo,nocturnal, del latín nocturnalis. Quedando entonces journal como "lo relacionado o perteneciente al día"; así mismo, diurnus proviene del latín die (día). De diurnus también deriva la palabra jornal (el trabajo que una persona hace en un día y su paga), jornalero (persona que trabaja por jornal). En periodismo a veces escuchamos decir "entérese de lo que ha sucedido en la jornada de hoy", que equivale a los sucesos del día, hasta el final de la jornada o día. Hay además una hermosa canción titulada Sentimental Journey (Jornada Sentimental, "un día sentimental"), compuesta en 1944 por estadounidenses, que ha sido interpretada por muchos cantantes de diversos países.

Die tiene relación de origen con la raíz indoeuropea *dyeu- (día, brillo), de donde también surgió Iovis (Júpiter).

En francés medieval se documenta desde 1119: "esteiles jurnals", "esteiles du matin" (estrella de la mañana, quizás en alusión al lucero matutino.

Fuentes:

  • CNRTL online. Journal. (5 de abril 2017).
  • Merriam Webster's Collegiate Dictionary. 2003. Eleventh Edition. p. 676. Edición impresa.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.

________________________________________________________________________________

Evidentemente journal es un barbarismo no aceptado por la Academia y ni siquiera pues adaptado gráficamente, por lo cual es dudosa su pertinencia en un diccionario etimológico del español. La palabra journal, viene en efecto del latín diurnalis, este de diurnus y éste de dies (día), y no de "die" (die es sólo el ablativo singular de la palabra). Es un vocablo en inglés que es un galicismo en origen que significa periódico, o más bien diario, publicación diaria. En español se dice diario (si es rensa diaria), o periódico (si su periodicidad es diaria u otra) o revista, según sea el caso. Y no se dice journal, aunque en algún lugar la gente lo diga mucho, por lo cual opino que esa obsesión "avant la lettre" por oficializar préstamos innecesarios, que deberían ser evitados, está de más. Máxime cuando estas palabras ya las tenemos prestadas hace siglos con otro significado. Porque creo además que hay que explicar un poco mejor las cosas.

Vamos a ver: El vocablo del inglés journal con el valor de diario o periódico, que en efecto procede del francés journal y este del latín, no es un préstamo en inglés del s. XII. Es cierto que la palabra pasa del francés al inglés, pero no con este significado. En los siglos XI y XII, journal, como el occitano jornal, designa a todo lo que es diurno o dura un día, igual que jornata. Y es poco después de esta fecha cuando estos vocablos son prestados al castellano como jornada y jornal, para expresar, en un caso, la labor, trabajo o trayecto que se realiza en un día, y en el otro, lo que un asalariado que cobra por días, percibe en un día de trabajo (de donde derivamos jornalero). Entre los siglos XIV Y XV en francés journal va a designar un diario escrito, ya sea un libro que consigna los rituales religiosos que hay que hacer día por día, un registro diario de cuentas, etc. Y es con este valor de libro-diario o agenda que la palabra es prestada al inglés a mediados del s. XIV, libro de cuentas en el XV y diario personal a partir de 1600. El sentido de publicación diaria o periódica que da noticias de lo acontece en el país es un significado que desarrolla el francés y no el inglés, y lo hace en el siglo XVII. De manera que nuevamente el vocablo es prestado o se calca este nuevo sentido francés en el s. XVIII, apareciendo en inglés journal con este valor en 1728. Pero entonces nosotros hacía tiempo (desde el XVII) que llamábamos a eso diario.

La adquisición de este vocablo además no va a ser fácil, y como en otros casos, quizá es una moda pasajera que a la larga la propia lengua y los hablantes rechacen , desechen y extingan, pues su adaptación completa sería jornal, y es obvio que entonces crea una confusa homonimia con nuestro tradicional jornal (salario diario). Así que es de augurar un mal futuro a la posible adaptación en español de ese "journal" que habría que explicar cómo se pronuncia allá donde se utilice (en España desde luego no se emplea). Si se pronuncia a la inglesa además, está claro que es una palabra inglesa y que, al menos de momento, eso no es español.

- Gracias: Helena


Existen centenares de publicaciones científicas en todo el mundo, en diversos idiomas; concretamente, como journals, podemos citar algunas:

Astronomic Journal (Revista de Astronomía), Journal of Virology (Revista de Virología), Journal of Agricultural and Food Chemistry (Revista de Agricultura y Química de Alimentos); aunque no todas llevan necesariamente el nombre de Journal, por ejemplo, Science (Ciencia), Nature (Naturaleza); Progress in Polymer Science (Avances en la Ciencia de los Polímeros), etc.

A los interesados en la historia reciente de la ciencia, la Philosophical Transactions of the Real Society of London, salió a la luz pública la primera vez el 6 de marzo de 1665, siendo la primera revista (journal) de ciencia en el mundo, y su nombre puede más o traducirse: "Registro de Publicaciones de la Real Sociedad de Londres".

Por supuesto que en español también existen muchas revistas de divulgación científica, entre otras, las mexicanas, Ciencia y Desarrollo, Conversus, Investigación y Ciencia, La Colmena, Revista Mexicana de Neurología; así como las españolas Revista Compultense de Historia de América, Nutrición Hospitalaria, Revista de Administración Pública. Y cada país tiene las propias.

Si echamos un vistazo a los trabajos de investigación científica escritos en español, podemos constatar que los investigadores hispanoparlantes necesitamos consultar publicaciones en otras lenguas, entre ellas, en inglés y para ello, necesariamente deben acudir a los famosos Journals (que más o menos pronunciamos como "yurnals"). Todas las personas que hemos hecho tesis de postgrado podemos confirmarlo. Naturalmente que el común de la gente no utiliza esta palabra anglosajona, por ello, debo señalar que esta nota va dirigida a quienes han cursado estudios universitarios de postgrado, se dedican al campo de la investigación, o sencillamente les interesa incursionar en este campo, para que, si algún día hacen una pausa y se preguntan de dónde surgió esta palabra, tengan la información básica al respecto.

Journal es pues, un anglicismo como los miles que hay en el castellano, algunos, de seguro los menos, reconocidos por la RAE. A lo mejor en un futuro cercano o lejano el término pase de moda, pero de momento (2017), está tan vigente como internet, link, blog, online, chat, WiFi, Window, feed, bit y muchos más.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.