**

Etimología de JOTO

-

JOTO

En México la palabra Joto quiere decir homosexual o afeminado. Esta palabra nació hacia 1910, porque los homosexuales eran recluidos, en la ciudad de México, en la crujía J de la antigua cárcel de Lecumberri.

- Gracias: Juan Carlos López Natividad


Añadiendo a la etimología popular de arriba:

Hace ya muchos años existió la cárcel de Lecumberri más conocida como el Palacio Negro de Lecumberri, donde entraban todo tipo de criminales desde los más peligrosos personajes hasta los maricones que escandalizaban la vía pública, la cárcel se encontraba dividida en diferentes áreas asignadas según la peligrosidad del reo y a cada área se le asignaba una letra del abecedario.

Los hombres de gustos y apariencia muy excéntrica eran encerrados en el área que tenía asignada la letra J. Cuando estos armaban escándalos, gritando, bailando y haciendo bulla, el director de Lecumberri mandaba acallarlos diciendo "Callen a los del área J", pero como muy mexicano adaptó la orden por "Callen a los jotos".

- Gracias: niaroel


Joto y jota también se le llama a cada una de las cartas de la baraja española que tienen por nombre sota y equivale al valor 10, principalmente por la acepción de afeminado, puesto que la figura en las cartas es de un mozalbete totalmente afeminado, desde el punto de vista de algunos durante ciertas épocas y frente a ciertas modas. En cuanto a sota, el DRAE da una serie de significados que amplían el significado de "joto" y "jota"; puede decirse que son sinónimos en el sentido del juego de baraja.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


La etimología de joto como derivada de sota "que está debajo" es muy sugerente y tiene todos los visos de estar acertada.

No obstante, y con ánimo únicamente de completar la indagación, ya que no encuentro referencias específicas por tratarse de una palabra del vocabulario llamado malsonante, que es el peor estudiado, me atrevo a sugerir otra posibilidad: la palabra choto, que según el DRAE significa "cría macho de la cabra mientras mama" o "ternero", parece ser, según la autoridad de Corominas, que viene de la onomatopeya de chupar o mamar. Con la idea de "cabrito o ternero mamón" hay variantes dialectales en varias lenguas por distintos lugares de España, en gallego, por ejemplo, suele aparecer tanto choto como xoto para los dos significados, en Soria se da la variante joto para el ternero, también en catalán se dice xot ("cabrito mamón", Cataluña y Mallorca) y xoto ("cabrito de menos de un año", Valencia). El paso de "cabrito que mama" a "hombre homosexual" podría tener carácter metafórico.

Pero sigue siendo mejor, a mi juicio la etimología que pone en relación joto con sota.

- Gracias: Joaqu1n


En discrepancia con lo que afirma Maximiliano Mena, creo que el hecho de que en algunos países se llame a la sota jota, se debe a una contaminación con la llamada baraja inglesa. En realidad todos los naipes tienen el mismo origen y proceden de la Italia del s. XIV, que los expande a Europa (hay quien cree que es una tradición importada de China). El caso es que los palos remataban con tres figuras. Fueron los franceses los que introdujeron la variante de marcarlos con tréboles, corazones, diamantes y picas. Luego esto, como casi todo, se lo copiaron los ingleses y lo hicieron llamar baraja inglesa (en realidad es francesa), y lo que más tardaron en adoptar fue las tres figuras finales, que llamaron jack (criado, lacayo, paje), queen (reina) y king (rey). El jack se correspondía exactamente con nuestra sota, que no es más que un lacayo o paje de tiempos pretéritos con su atuendo de ajustadas calzas y sobrefaldilla, lo que en su época por cierto era considerado muy varonil y nada afeminado. Las cartas se marcaron con las siglas, J, Q y K. Y así llamamos jota a la correspondiente a la sota en la baraja inglesa, y llamarla jota también en la baraja española no es más que una contaminación de los usuarios habituales de naipes.

Por lo demás me parece absolutamente indigna la segunda intervención de esta entrada. Todos sabemos que la homosexualidad ha sido penalizada en el pasado, pero afirmar a estas alturas sobre una determinada cárcel "donde entraban todo tipo de criminales desde los más peligrosos personajes hasta los maricones que escandalizaban la vía pública", es afirmar por parte del autor que los homosexuales están incluidos en el grupo de "todo tipo de criminales". Y además poco después identifica a los homosexuales con "gente escandalosa y que arma bulla". Ante semejantes "perlas" homófobas no quiero dejar de manifestar mi más profundo desacuerdo y vergüenza como miembro de esta página. Personalmente no tengo nada que ver con ellas y me he opuesto a que tal intervención figure aquí.

- Gracias: Helena


El "Palacio Negro" de Lecumberri de la ciudad de México fue inaugurado por el presidente Porfirio Díaz el 29 de septiembre de 1900 y fue cerrado en 1976. Esta penitenciaría tenía una torre central y siete crujías que irradiaban del centro. Cada una de estas crujías era identificada por una letra. Una de estas era la crujía J, que nos cuentan Juan Carlos López Natividad y Niaroel arriba.

Porfirio Díaz era un militar quien llevaba una presidencia dictatorial. Resulta que en 1901, un año más tarde de haberse inaugurado la cárcel, fueron arrestados 42 hombres, algunos vestidos de mujer, en una fiesta de alta sociedad. Aunque fueron 42 los arrestados, en las noticias se mencionó que era "El baile de los cuarenta y un maricones". De ahí la expresión 41, o, ser uno de los 41, para referirse a los homosexuales. Resulta que el 42 era Ignacio de la Torre y Mier, quien estaba casado con Amada Díaz Quiñones, hija de Porfirio Díaz. Las autoridades dejaron libre a don Ignacio, por estar emparentado con el presi.


Sin duda las sociedades pasadas no sólo han tildado de "maricones" a todos los varones homosexuales, en un tipo de insulto además tremendamente machista que de paso ofende a las mujeres, pues ser "una marica" es ser una mujer, que en la mente tradicional de todos los varones que han usado el término es sin duda lo peor que uno puede ser, así que es doblemente despectivo. Podríamos llenar páginas enteras sobre las injusticias, encarcelamientos, tratamientos vejatorios y hasta ejecuciones que nuestras sociedades en el pasado han practicado con los homosexuales. Afortunadamente estamos en sociedades occidentales donde las libertades individuales y los derechos de las personas se han logrado y asentado, y afortunadamente entendemos que la sexualidad de cada cual es un asunto privado que en nada le marca como persona y en nada lo invalida para la vida y que a nadie le importa: un homosexual no es un bufón provocador y bullero, por mucho que existan prostitutos y gentes del espectáculo con conductas de caricatura, igual que una mujer no es una provocadora sexual escandalosa, por mucho que existan prostitutas con ropa de encaje negro en medio de la calle que van increpando a posibles clientes. La gente es libre de vivir su sexualidad como quiera, y sólo tiene prohibido ejercerla en una sociedad civilizada de manera delictiva, es decir, violando, extorsionando o ejerciendo la pederastia.

Existen barbaridades aún, eso sí. Recientemente hemos oído de la atroz matanza sucedida en Orlando en una discoteca frecuentada por gente homosexual, por parte de un integrista islámico, con 50 víctimas, sólo por ser homosexuales. No extraña la cosa viniendo de semejantes monstruos fanáticos esclavos de la sharia a estas alturas, pues Amnistía Internacional ya lleva denunciadas más de 100 ejecuciones de homosexuales en un año en la Siria dominada por el DAES o Estado islámico: los degüellan a cuchillo, los lapidan o los lanzan atados de pies y manos desde las azoteas de altos edificios, estrellándolos en el suelo. Pero lo más triste es que en países musulmanes donde no domina este integrismo, pueden suceder cosas como estas: se ha publicado en España en varios periódicos cómo publicaron algunos diarios turcos la matanza de Orlando, con un titular que literalmente decía: "Matan a 50 pervertidos en Orlando". En nuestras sociedades creo que ya nadie publicaría un titular así, como en la actualidad nadie diría o titularía en unas noticias "El baile de los cuarenta y un maricones" y sólo se puede narrar, en efecto, como algo del pasado. Eso hoy es impensable en nuestras sociedades occidentales.

Por eso realmente chirría extraordinariamente aquí que alguien afirme sin más que en una cárcel se encerraba "a todo tipo de criminales desde los más peligrosos personajes hasta los maricones que escandalizaban la vía pública". Entre otras cosas. Porque eso no lo sacó de la cita literal de un titular antiguo, es redacción de la propia cosecha. Resulta un tanto espeluznante.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

   

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J

K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 11.717) añadidas al diccionario:
sarcina   freír   resentir   dipnoo   menestra   juliana   anemómetro   escómbrido   roca   bonito  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
albérchigo   estafilococo   alfabeto griego   promiscuo   órgano   joto   cripta   humano   adipsia   latón  
Último cambio: Viernes, Junio 24 13:47 MST 2016