Etimología de HIMENEO

HIMENEO

La palabra himeneo que utilizamos con el valor de boda procede del latín hymenaeus (canto de boda, epitalamio, también matrimonio), que existe asimismo con mayúscula Hymenaeus, para referirse a un dios protector de las bodas. Tanto en su versión de nombre común como de nombre propio la palabra fue tomada del griego ὑμέναιος (canto nupcial) e Ὑμέναιος o Ὑμήν (Himeneo o Himen, dios de las bodas). En su versión Ὑμήν, la palabra coincide con ὑμήν (membrana), que nos da himen, con lo que parece guardar relación con la membrana de la virginidad de la novia.

Hay muchas leyendas diferentes sobre el personaje o dios menor Himen o Himeneo. Unas veces se le hace hijo de una musa, otras de Apolo, otras de Dioniso y Afrodita. Algunas veces se le identifica con un joven de gran belleza muerto en su propia boda y en cuya memoria se hace una invocación. Incluso una leyenda dice que un joven ateniense de gran belleza y condición modesta, enamorado de una chica de alta cuna. En cierta ocasión los piratas hicieron una razzia en Atenas raptando a todas las jóvenes y se lo llevaron a él confundiéndolo por su exquisita belleza. Después de una larga travesía, él pudo librarse de los piratas dormidos matándolos a todos y sólo devolvió a las muchachas a cambio de que se le concediera aquella a la que amaba.

A este ser semidivino se le representaba con antorchas, una corona de flores y una flauta, y se gritaba repetidamente su nombre, Himen Himeneo, en los cortejos nupciales. Si bien esta tradición pasa a Roma, propiamente en Roma el grito tradicional de invocación en las bodas y en el cortejo de conducción de la novia a la casa del marido, era "Thalassio, Thalassio!". Es posible que se tratara también de un dios menor protector del matrimonio, pero las fuentes romanas cuentan que cuando tras la fundación de Roma, los romanos que carecían de mujeres raptaron a las sabinas, cada romano agarró a una muchacha en medio de la festividad de unos juegos y salió huyendo a la fortificación. Uno de ellos había conseguido atrapar a la sabina más bella y codiciada, y por el camino todos se la querían arrebatar. Y entonces él gritaba "Thalassio" (para Talasio, palabra en dativo), pues Thalassius era el joven romano más respetado y apuesto. Así todos renunciaban a quitársela y pudo llevarla consigo a su casa. Desde entonces dicen que se gritaba eso en los cortejos nupciales para propiciar que la novia llegara sin problemas a casa del novio.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.