Etimología de FALLA

FALLA

Hay diferentes palabras falla. Desde el vocablo que designa a faltas o defectos y quiebras de la corteza terrestre y que depende remotamente del verbo latino fallere (engañar, pero también equivocarse, faltar y otros matices), hasta un término que designa a un viejo tocado de cabeza de las mujeres, que es préstamo del francés faille (trozo de tela que se usaba en la cabeza) y que dentro del francés tiene una etimología oscura.

Pero hay una palabra falla que es préstamo del catalán falla. Este procede, con síncopa y palatalización del grupo -cl- del latín facŭla, diminutivo de fax, facis (antorcha). Con este vocablo se ha designado en catalán a manojos vegetales que se encendían con diversas finalidades, y finalmente a las hogueras, generalmente de carácter festivo, que caracterizan a diversas celebraciones en las áreas de cultura catalana de España, aunque no se llamen fallas. Las más famosas fiestas en que intervienen hogueras sin duda son las fiestas de Fallas de Valencia, desarrolladas en torno a la celebración de san José el 19 de marzo. Se llama entonces fallas a grandes monumentos de cartón-piedra, presentes en todas las plazas y encrucijadas de calles, generalmente de carácter satírico, llenas de "ninots" (muñecotes) que a veces representan a personajes públicos que quisiéramos quemar o reproducen obras y esculturas famosas, o simplemente caricaturizan a tipos sociales. Estos monumentos se plantan o erigen oficialmente el día 15 (pero a veces son tan grandes y complicados que se empieza mucho antes) y se suceden cuatro días de celebraciones, marcadas por la ruidosa pólvora de las mascletás, desfiles con música de bandas, trajes regionales, comilonas, ofrendas florales… Se celebran concursos en los que se otorgan premios a las mejores fallas, a las calles mejor iluminadas o adornadas, a los mejores ninots (el mejor de ellos queda indultado del fuego y se guarda en un museo), etc. El día de San José por la noche se ha celebrado tradicionalmente la "nit del foc" (noche del fuego) o "nit de la cremà" (noche de la quema), en que todas las fallas son quemadas en teoría a las 12 de la noche, previo disparo de un castillo de fuegos artificiales en cada una de ellas, con lo que parece que Valencia entera es una hoguera, y que es la conclusión de las fiestas. Recientemente se ha desglosado el ritual y llaman "nit del foc" a la noche del día 18 en que se celebra un gigantesco castillo de fuegos artificiales en el viejo cauce del río Turia que tiene una asistencia multitudinaria, "cremà" a la noche del 19, en que también siguen presentes los fuegos artificiales.

Falla del año 2011 - Foto cortesía de Elena Pingarrón

Los falleros (miembros de las comisiones vecinales que pagan principalmente las fallas y son los gestores de las fiestas), apenas duermen estos días y empalman la noche de celebración y verbenas con desayunos a base de chocolate y buñuelos y las tradicionales "despertás" en que recorren las calles entre las 7 y las 8 de la mañana lanzando ruidosos petardos para despertar al vecindario. El que se quede esos días en Valencia podrá hacer de todo menos dormir bien y descansar.

La fiesta ha generado incluso toda una economía dependiente, de manera que en Valencia existe un barrio periférico llamado "la ciudad del artista fallero" donde se sitúan los talleres que pasan el año elaborando fallas, así como los talleres pirotécnicos.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.