Etimología de RANUNCULÁCEA

RANUNCULÁCEA

El término ranunculácea hace referencia en Botánica a una familia de plantas herbáceas o arbustivas, angiospermas y dicotiledóneas, con hojas alternas y por lo común simples, flores bien coloridas, solitarias o arracimadas, frutos secos y a veces carnosos y semillas con albumen córneo. Plantas como la anémona y el acónito pertenecen a esta familia. Muchas de estas plantas son tóxicas, si bien en el caso de algunas han sido empleadas en farmacopea desde tiempos antiguos. En latín científico el nombre de la familia, en femenino plural es Ranunculaceae.

El término ranunculácea se forma con un sufijo latino -aceus/a/um que indica una relación por participación en la naturaleza de algo, y se forma sobre el vocablo latino ranuncŭlus. Este vocablo con toda seguridad ya en latín medieval designaba a una planta cuyo nombre pasa al romance como ranúnculo y que tenemos recogido con este valor por ejemplo en el diccionario de Oudin de 1607, muy anterior por tanto al establecimiento de la taxonomía científica. Este vocablo se refería principalmente sobre todo a la especie, muy común en Eurasia, y convertida en prototipo de esta familia, científicamente denominada hoy Ranunculus acris, propia de lugares húmedos y empantanados, que es venenosa, pero que desde antiguo se empleó en ciertas afecciones dermatológicas y artríticas y también recibió el nombre vulgar de "apio de las ranas" por su parecido con el apio. Se le dio este nombre a partir del latín clásico ranuncŭlus, diminutivo con sufijo -uncŭlus, variante vulgar ampliada del sufijo diminutivo -culus, analógica a formas como homuncŭlus en que el elemento -un- formaba parte del radical antiguo del vocablo de partida. En latín clásico ranuncŭlus es renacuajo, cría de rana, y alguna vez también ranita, rana pequeña, y con estos valores es empleada la palabra por Cicerón, Plinio y otros muchos autores. Pero asimismo la epistolografía de Cicerón, que en sus cartas a familiares tanto nos ilustra acerca de los valores de las palabras en el lenguaje corriente, familiar o vulgar, nos testimonia muy bien que ranuncŭlus en el habla corriente designaba metafóricamente a toda especie, planta, cosa, animal o persona que fuera habitante de un lugar pantanoso, como lo es nuestra planta en cuestión.

La palabra latina rana que designa a este batracio tan común y con el mismo significado que hoy, es término usual y panromano que se cree onomatopéyico, referido al croar de las ranas, y probablemente originado en una formación antigua *rakinus, *rakina o *raksna. Suele vincularse a un verbo latino que es ragire, que se refería a ciertos graznidos de los pollos y a otro verbo raccare o rancare que hace referencia al rugido de los tigres.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.