Etimología de UREA

UREA

La palabra urea viene del latín moderno urea, derivado del término griego ouron, 'orina' y el sufijo latino de relación o pertenencia, en su variante femenina, -ea. Ouron, 'orina' y el verbo griego ourein, 'orinar', proceden de la arcaica raíz indoeuropea *ur-, variante de *awer-, que significa 'humedecer o fluir', de la que también surgieron palabras como: var en avéstico y en sánscrito, con el significado de lluvia y agua respectivamente; en lituano, jures, 'mar', y ur, 'llovizna' en la antigua lengua noruega. En castellano, existen voces con el mismo origen, por ejemplo: uremia, urea en sangre; Ureaplasma, cierto género de bacterias que hidrolizan la urea; uremigénico, trastorno causado por altos niveles de urea en sangre (la concentración sanguínea normal es de 10 a 20 mg por decilitro); ureolisis, descomposición de la urea, etc.

Existen registros de que primero apareció el término en francés, urée, hacia 1797. Entre las primeras obras en español que citan ya la palabra urea, podemos mencionar el libro Nuevos Elementos de Fisiología Vol I, traducción del francés, editado en Madrid en 1828, del médico Balthaasar Anthelme Richerand, de la facultad de medicina de París.

La urea es una sustancia orgánica cristalina nitrogenada de desecho producida en el hígado, altamente hidrosoluble, derivado del metabolismo de las proteínas; es el principal componente sólido de la orina. Los mamíferos, la mayoría de los anfibios adultos y muchos peces y tortugas de agua salada, excretan principalmente urea a través de los riñones.

Esta sustancia también es producida industrialmente para usos diversos, entre los que sobresalen, la fabricación de fertilizantes, adhesivos y como ingrediente de raciones alimenticias para el ganado. Asímismo, la urea posee propiedades dermatológicas y cosméticas por su poder queratolítico, emoliente y cicatrizante, por lo que se utiliza en la industria farmacológica en forma de cremas para tratar diversas afecciones de la piel como dermatitis, queratosis, psoriasis, piel seca, etc. Estas cualidades son conocidas desde antaño, por eso se sabe que se recomendaba aplicar orina en las manos y la piel agrietada o irritada por efecto del frío, tiempo seco o lesiones diversas.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.