Etimología de UROLOGÍA

UROLOGÍA

La urología es la rama de la medicina que trata sobre la anatomía, fisiología y patología del tracto urogenital masculino y urinario de la mujer (Webster's Dictionary. 1971). Esto significa que estudia el tracto urinario en ambos sexos, pero además a los órganos sexuales o genitales del hombre, como el pene, la próstata, los testículos, glándulas seminales, etc.

El término se formó a partir de dos componentes griegos: οὖρον = oûron, que significa 'orina', más -λογία = -logía, que significa 'tratado, estudio', como en el nombre de muchas ciencias (geología, bacteriología, virología, meteorología, biología, etc.). De manera que urología se interpreta textualmente como "el estudio de la orina", definición que por supuesto no nos da una idea de que se trata de un área de la medicina muy importante, que además se relaciona con la dermatología, cirugía, oncología, infectología, medicina interna, sólo por citar algunos ejemplos. Esto se debe a que desde hace miles de años, en todas las culturas, veían en el examen organoléptico (por medio de los sentidos) de la orina, un recurso para evaluar sobre todo, el estado general de salud de las personas, y no de manera particular el estado del tracto urinario; aunque por supuesto, desde la antigüedad encontramos testimonios en todas las culturas, de maniobras para extraer urolitos, destapar los conductos urinarios, castraciones, circuncisiones, etc.

Hipócrates, por ejemplo, dedicó mucho tiempo al estudio de la orina y llegó a observar cómo cambiaba de color en función de la cantidad de agua que una persona bebía. Areteo de Capadocia (s. I. d.C.) describió los cambios en el aspecto de la orina (observaban los antiguos su color, densidad, olor, sedimentos, sabor, etc.) según las diferentes enfermedades. Muchos otros distinguidos médicos dedicaron buen tiempo a estudiar y escribir sobre la orina y sus alteraciones, como Rufo de Éfeso (s. I. d. C.), Galeno (s. II d.C.), A. Cornelio Celso (25 a.C-50 d.C.), por nombrar sólo algunos.

El vocablo aparece en 1753 en la enciclopedia inglesa de Ephraim Chambers, fundada en 1728, donde se afirma que "los químicos han hecho un tratado sobre el análisis de la orina, determinando varios compuestos bajo el nombre de ourologies".

Pocos años después comienza a gestarse el significado actual de la urología, cuando el médico alemán de Frankfurt, Philipp Bozzini (1773-1809), dedicado gran parte de su vida a diseñar un endoscopio primitivo, hace los primeros intentos por ver el interior de la uretra; posteriormente el urólogo alemán Maximilian Nitze (1848-1906) inventa el primer cistoscopio (aparato para ver el interior de la vejiga urinaria), hecho que marcó el inicio de la urología actual (2016).

Desde 1646 aparece en la literatura médica moderna el término uroscopia, como 'examen de la orina (solamente organoléptico, por la falta, en aquellos tiempos, de instrumentos y reactivos adecuados) para diagnosticar enfermedades'. Y desde 1753, cuando se documenta el vocablo urología (urologie), comienzan a crearse otros términos relacionados, por ejemplo:

Urogenital (lo referente al tracto urinario y órganos genitales), en 1836; urolitiasis (cálculos en el tracto urinario) en 1860; uroginecología (tratado de las vías urinarias en la mujer), en 1989, etc.

Oûron (orina) es un término que se relaciona con la raíz indoeuropea *awer (mojado). De oûron se han acuñado gran cantidad de tecnicismos en el campo de la medicina, entre los que se pueden citar: urólogo, urológico, uroscopia, urolitiasis, urosepsis, urobilinógeno, cristaluria, hematuria, disuria, estarnguria, urogenital, uropatía, urorectal, urolagnia, urocianosis, urocultivo, etc.

En latín, el término pasó del griego (oûron) como ūrīna (orina), de donde provienen palabras como orina, orinar, orinadera, urinocultivo (lo mismo que urocultivo), urinario, orinal, orinada, urinoscopia (igual que uroscopia), urianálisis y otras.

Fuentes:

  • Nahon Irmina et al. The History of Urologic Surgery. Urol Nurs. 2011. 31 (3): 173-180.
  • Oxford English Dictionary. 1984. USA.
  • Webster's Third New International Dictary. 1971. Vol III. p. 2522. USA.


- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Es absolutamente falso que el término latino urina sea un préstamo del griego οὖρον. El vocablo urina que primitivamente designaba a cualquier líquido, como lo testimonia el verbo urinari (en origen, sumergirse en el agua), adquiere tanto el sentido de orina como de líquido seminal de resultas de una especialización técnica en la que quizá pudo influir la semántica del griego οὖρον, pero nada más. Urina es un término antiguo latino, y plenamente latino, que no depende de ningún préstamo, y que a lo sumo puede compartir un remoto origen común indoeuropeo.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.