Expresiones: Negar el pan y la sal

Negarle el pan y la sal a alguien

Significa un rechazo absoluto hacia una persona, que implica hasta la negación de su existencia como tal o del más mínimo derecho.

La expresión se basa en una viejísima tradición. No sólo hay un viejo dicho castellano que reza: “el agua, el pan y la sal, a nadie se niegan”, sino que hunde sus raíces en los viejos y sagrados derechos de la ley de la hospitalidad de los antiguos griegos y también de los romanos. No sólo era obligación atender a quien pidiera hospitalidad y ello creaba un vínculo recíproco entre huésped y anfitrión que se heredaba de padres a hijos, y además el huésped era sagrado e inviolable, sino que el pan y la sal eran lo primero que se daba a compartir al que era acogido en una casa, y entre los romanos, haber compartido mucha sal era sinónimo de mantener una larga amistad y un largo vínculo de hospitalidad. En algunas sociedades y pueblos eslavos aún pervive una ceremonia de ofrecimiento del pan y la sal como lo primero que se da al huésped, y que de alguna manera es un derecho de todos y una costumbre que parece que estuvo extendida en muchos pueblos. Hasta los más insignificantes esclavos en la antigüedad tenían derecho a su sal y su pan.

-Gracias: Helena

Anterior   Expresión 95 de 160     Siguiente

Si conoces otra expresión y quieres que lo publique acá, mándame una .


-