Expresiones: París bien vale una misa

París bien vale una misa

Es expresión que indica indiferencia en las convicciones u obrar por conveniencia saltándose toda convicción, y que decimos en concreto cuando queremos indicar que no importa realizar algo que no queremos o va contra nuestras ideas,  si eso puede reportarnos un gran beneficio.

La frase se atribuye al primer rey Borbón que tuvo Francia y el que entronizó esta dinastía en el trono francés, Enrique IV de Francia (1553-1610). Él en realidad era rey de Navarra donde reinó como Enrique III y se vio envuelto en las guerras de religión en Francia, donde él, de la facción de los hugonotes, no era pues católico, pues aunque de niño se le bautizó como católico, se había hecho protestante calvinista. En Francia, tras la muerte de Carlos IX, llegó al trono Enrique III, cuyo heredero era su hermano. Pero por parentesco, el tercer heredero era Enrique III de Navarra. Muerto el hermano del rey de Francia, y finalmente el propio Enrique rey de Francia, que murió asesinado, legítimamente debía acceder al trono francés Enrique III de Navarra, pero diversas potencias, entre ellas el Papado, y facciones internas de Francia se opusieron a que un hereje calvinista ocupara el trono. Así Enrique defendió su candidatura por las armas, intentando en dos ocasiones tomar París sin poder lograrlo. Entonces, en 1593, abjuró totalmente de su calvinismo convirtiéndose solemnemente de nuevo al catolicismo en una misa solemne, y fue finalmente reconocido rey de Francia con el nombre de Enrique IV.

Se dice que entonces dijo: “Paris vaut bien une messe” (París bien vale una misa).

-Gracias: Helena

Anterior   Expresión 101 de 138     Siguiente

Si conoces otra expresión y quieres que lo publique acá, mándame una .


-