Expresiones: De la ceca a la meca

Ir o andar de la ceca a la meca

Significa ir deambulando por aquí y por allá sin un sentido muy comprensible entre lugares dispares y distantes, también a veces ir cambiando de destino o situación en la vida sin un sentido claro, otras veces empleado en el sentido de los muchos pasos inexplicables que uno tiene que dar para llegar a solucionar un trámite burocrático o de cualquier tipo.

Muchas cosas se han dicho sobre esta expresión sin duda antigua, pero en parte oscura, que aparece en el Quijote sin artículos como “andar de ceca en meca”. Sabido es que ceca es un vocablo que designa una casa de acuñación de moneda y meca no parece tener otro sentido que el de La Meca, el lugar santo de peregrinación de los musulmanes situado en Arabia, y que ambos vocablos son de origen árabe.

En este sentido ya Covarrubias señala que existió en Córdoba un lugar o casa de devoción llamado popularmente Ceca al que los musulmanes acudían en peregrinación, quizá confundido con la propia mezquita. Y es fácil que la expresión se refiera a las peregrinaciones musulmanas, dando tumbos en caravanas por diversos lugares. Teniendo en cuenta que en el mundo antiguo Córdoba y La Meca ocupaban puntos extremos de la tierra más familiar o conocida, tal peregrinación suponía un recorrer casi todo el mundo conocido, y además a ojos de cristianos sería juzgada absurda y sin sentido, pues quedaba fuera de sus propias justificaciones religiosas.

No falta quien piensa que la expresión simplemente juega de manera expresiva con vocablos que riman, sobre todo ateniéndose al uso en el Quijote que no presenta artículos. Sin embargo las palabras elegidas no son nunca inocentes ni carentes de sentido. Es posible que la expresión se refiera al conocido deambular de las monedas, que desde que salen de la ceca van corriendo por el mundo de mano en mano hasta llegar a determinados polos de atracción, y no hay que olvidar que desde muy pronto meca pasó a designar el centro donde una actividad tiene su más importante foco. Y los dineros de los musulmanes en buena parte eran destinados a su prescriptiva peregrinación a La Meca, e iban a parar a tal centro religioso.

-Gracias: Helena

Anterior   Expresión 43 de 160     Siguiente

Si conoces otra expresión y quieres que lo publique acá, mándame una .


-