Expresiones: Sostenella y no enmendalla

Sostenella y no enmendalla

La expresión define la actitud de quien persiste empecinadamente en errores garrafales, incluso a sabiendas, por orgullo o por mantener las apariencias, aunque el mantener el error cause un daño peor que no mantenerlo, y a ellos se le dice. La forma es la del castellano antiguo (en lugar de “sostenerla y no enmendarla”) porque definía la actitud y el concepto del honor de los antiguos hidalgos que, según algunos, una vez habían desenvainado la espada por algún agravio, aunque se hubieran equivocado, no tenían más remedio que sostenerla y usarla hasta el final, so pena de quedar en entredicho.

Lo cierto es que la expresión parece originada en romances y, con una variación (defendella y no enmendalla) aparece en “Las mocedades del Cid”, obra de Guillem de Castro de inicios del s. XVII, donde se lee, referido al orgullo y empecinamiento errado del noble que es padre de doña Jimena:

Esta opinión es honrada.
Procure siempre acertalla
el honrado y principal;
pero si la acierta mal,
defendella y no enmendalla.

-Gracias: Helena

Anterior   Expresión 142 de 158     Siguiente

Si conoces otra expresión y quieres que lo publique acá, mándame una .


-