Evolución Fonética: Vocales

Evolución Fonética del Latín al Castellano: Vocales

En castellano tenemos cinco vocales (A, E, I, O, U). Los vascos dicen que heredamos estos sonidos claros y diáfanos del euskera, una lengua que convivía con el latín y es diferente a las lenguas indoeuropeas

Duración

El latín tiene dos clases de vocales:  largas y cortas. Larga y breve se refiere a la duración de la vocal. Como el nombre lo indica, la vocal larga se pronuncia por más tiempo. Es decir, la e corta se pronuncia como e, pero la larga, algo así como eee. En unos diccionarios marcan las vocales largas con una rayita arriba, pero ejemplo la e larga sería: ē . A las vocales breves las marcan con otro firulete así: ĕ. Hay que tener mucho cuidado pues la duración de la vocal cambia el significado. Por ejemplo: mălum = malo y mālum = manzana.

Pretónica, Tónica, Postónica y Atónica

Tónica se refiere a la vocal en la que recae el acento. Postónica es la vocal que sigue a la que lleva el acento. Pretónica es la vocal que está antes de la que lleva el acento. Atónica es la  sílaba que no lleva acento.

Es interesante notar que el latín no tenía palabras agudas, sólo graves y esdrújulas. Las graves son donde el tono cae en la penúltima sílaba y las esdrújulas donde el acento cae en la antepenúltima.

Acusativo

El latín, al igual que otras lenguas flexivas, cambia por medio de desinencias casuales. Los diccionarios, como el de la Academia Española, cuando dan la etimología muestran el nominativo seguido por el genitivo. Pero en general, las palabras castellanas provienen del acusativo.  El acusativo termina en -m y designa el resultado de la acción verbal y es la forma más frecuente en los textos y hablar latino. Por ejemplo:

El DLE dice que liebre viene de lepus, leporis, pero en realidad evolucionó del acusativo leporem.
El DLE dice herrén viene del latín vulgar ferrago, pero en realidad viene del acusativo ferraginem.

Por regla general la -m final de los acusativos latinos se pierde cuando pasa al castellano.

Apócope

En fonética, apócope, del griego αποκοπή (apokope = cortar, suprimir), se refiere a suprimir la última sílaba de las palabras. Por ejemplo, 

dominum -> don
ministerium  -> menester
sanctum -> san

Las palabras agudas aparecieron en castellano, por apócope, pues se mantuvo el acento en la penúltima sílaba original, pero se perdió la última sílaba, como vemos en:

ferragin(em) -> hurrén
fulligin(em) -> hollín
sartagin(em) -> sartén

Sincopa

En fonología, la palabra síncopa se refiere a la pérdida de letras o sílabas dentro de una palabra. En la evolución del latín al castellano, se refiere a la pérdida de la vocal postónica, fenómeno que sólo afecta a vocales breves.
amaricare -> amargar
attonitus -> atuendo
calidum -> caldo
comitem -> conde
faminem -> hambre
hominem -> hombre
iocularis -> juglar
mutulo, mutulonis -> mojón
temperantia -> templanza
triticum -> trigo.

Diptongación

El diptongo es un conjunto de vocales que se pronuncian como una sola sílaba. Hay unas vocales latinas que se diptongan, cuando pasan al castellano.

ĕ -> ie

La e breve tónica latina diptonga a -ie-, como vemos en:

cervu(m) -> ciervo
ferru(m) -> fierro
tenda -> tienda
terra(m) -> tierra

A veces la ĕ no diptonga y pasa a i:

abolere -> abolir
percutere -> percutir
scribere -> escribir

ŏ -> ue

La o breve tónica latina diptonga a -ue-, como vemos en:

attonita(m) -> atuendo
novu(m) -> nuevo
ovu(m) -> huevo
porta(m) -> puerta

En algunos casos no diptonga y pasa a u

colubra -> culebra
complere -> cumplir
torrere -> turrar

Monoptongación

ae- -> e-

El diptongo -ae- latino monoptonga a e, por ejemplo:

caesura(m) -> cesura
paeninsula(m) -> península
praecavare -> precaver
A menos que sea tónico y ahí pasa a -ie-

caecu(m)  -> ciego
caelu(m)
-> cielo
graecu(m) -> griego

ai -> e-
laicum -> lego

au- -> o-

auru(m) -> oro
laudare -> loar
paupere(m) -> pobre
tauru(m) -> toro

oe- -> e-
foedu(m) -> feo
poena(m) -> pena

Otros cambios en vocales breves tónicas

ĭ -> e

cibu(m) -> cebo
inter -> entre
plicare -> plegar
ŭ -> o
cuppa -> copa
iuvene(m) -> jóven
super -> sobre

Posición final

-e

La e final en los infinitivos latinos se pierde:

cantare -> cantar
fugare -> fugar
ire
-> ir
putare -> podar

No sólo en verbos:

amore(m) -> amor
consule(m) -> cónsul
sine -> sin

Algunas veces se transforma en -y

bove(m) -> buey
lege(m)
-> ley
rege(m) -> rey

-u > -o

auru(m) -> oro
ovu(m) -> huevo
tauru(m)
-> toro



-