Etimología de TREINTA

TREINTA

El adjetivo numeral treinta viene del latín triginta (treinta), en que la habitual caída de la g intervocálica ya produjo formas detectadas en latín vulgar tardío como trienta y trenta. Triginta es un compuesto de la raíz del numeral tres, tria (tres), que encontramos en palabras de origen latino como tres, trece, trébede, tercio, terceto, triángulo, triple, trivial, ternario, trino, trinidad, etc. Este numeral se origina a partir de la raíz indoeuropea *trei- (tres).

El segundo elemento radical que lo compone es un característico radical -gint- que aparece en todos los numerales cardinales latinos de las decenas, que procede de una forma en grado cero y reducida, pero con un alargamiento dental, de la raíz o palabra indoeuropea *dekṃ (diez). Se trata de una variante *dkṃ-t- que sufrió reducción de la consonante inicial pasando a *kṃ-t-, a la que se agregó una -a que es indicador morfológico del plural neutro, dando, tras la sonorización de la k, la característica terminación en -ginta de los cardinales de decena romanos, como triginta, quadraginta (cuarenta), quinquaginta (cincuenta), sexaginta (sesenta), septuaginta (setenta), octuaginta (ochenta) y nonaginta (noventa). La formación es indoeuropea pues tiene paralelos exactos en muchas lenguas indoeuropeas antiguas como el sánscrito y el griego: la terminación en -konta de los numerales de decena griegos tiene exactamente el mismo origen, como τριάκοντα ("triákonta", treinta), πεντήκοντα ("pentékonta", cincuenta), etc.

Sólo hay una forma peculiar en los numerales de decena latinos que no termina exactamente en -ginta, sino en -ginti, que es viginti (veinte), pero la explicación es muy clara. El indoeuropeo tenía tres categorías para el número: singular, dual (para dos) y plural (para más de dos). La desinencia morfológica para -ginta es -a, que es neutra y plural, pues indica siempre un número de decenas superior a dos. Pero en el caso de viginti, la forma -gint- presenta una desinencia -i que es característica del dual neutro indoeuropeo, porque lo que estaba expresando es dos decenas.

La raíz o palabra indoeuropea *dekṃ llevaba al final una sonante nasal-labial (ṃ). Estas sonantes nasales pueden vocalizar según lenguas indoeuropeas normalmente dando como resultado una a, y por eso en griego δέκα ("deka", diez), de donde decálogo y década, por ejemplo, o pueden consonantizar, normalmente generando una vocal puente de timbre e, la mayoría de las veces, y por eso en latín *decm> decem, de donde, con la pérdida tardía de la m final muy suavemente pronunciada, viene nuestra palabra diez, y asimismo derivados como décimo, decena, diezmo, diciembre.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.