**

Etimología de SENECTUD

-
-

SENECTUD

La palabra senectud procede del latín senectus, senectutis, y denomina la vejez o condición y etapa de la vida en que se halla el senex especialmente, como iuventus, iuventutis (juventud) la condición del iuvenis. Pero lo primero que hay que tener en cuenta es el verdadero significado de estas palabras.

La raíz indoeuropea *sen- designa al viejo y otra variante de la raíz *sent a la acción de tomar una dirección o decisión, dirigirse. Para muchos indoeuropeístas se trata de la misma raíz, una con un alargamiento dental, otros en cambio las diferencian como independientes. Lo cierto es que indudablemente el latín en sus formaciones desde el principio las identifica y contamina, y las siente como raíz única (según algunos senatus provendría de *sent, dirigirse, y no de *sen, anciano, cuando los romanos desde sus primeras épocas identifican al senado con el primitivo consejo de senes patres de Rómulo, que al mismo tiempo orientaban las decisiones). De este modo, dentro del latín, necesariamente ha de considerarse una misma raíz y así se entiende social y lingüísticamente. Hay dos edades, la del senior, "más viejo", viejo comparativo, comprendida en el censo entre los 45 y 55 años, y la del senex, viejo intensivo-superlativo con alargamiento gutural, que marca toda edad superior a los 55 años. Para los romanos, se trataba de la edad de la sententia, es decir, el juicio y la opinión, el buen sentimiento y la sensatez, palabras que contienen la misma raíz. De hecho, incluso en la república, en que el senado se compone de senadores electos, que serán vitalicios, una vez pasados por diversos cargos temporales electos, es raro que alguien ingrese en el senado antes de la edad del senior, pues hay unas condiciones mínimas de edad y experiencia para ello. Así, acciones y vocablos como sentir, consentir, asentir, sentencia, sentido y sensato, puramente latinos, eran percibidos por los romanos como propios de quien tiene cierta edad, experiencia y criterio bien formado. Nótese que cuando alguien muy anciano perdía su buena memoria, o sus facultades mentales, los romanos preferían calificarlo como "aetate provectus" (cargado de edad, que arrastra su edad, o lastrado por la edad). La palabra senex nunca es despectiva, ni tampoco el adjetivo senilis, que entre nosotros, por su asociación con demencia u otros defectos propios de la edad, adquiere un sentido devaluador. Eso sí, se aplica a los varones, dejando a la mujer, que tiene otras denominaciones de edad, fuera de tal denominación asociada al saber, la prudencia y el desarrollo de la perspicacia y las actividades intelectuales. La mujer en etapas remotas de la lengua, cuando se gestó el latín, no tiene un papel en la vida pública: sus denominaciones de edad tienen que ver con su papel como esposa y madre, de modo que se denomina puella o virgo a la chica joven no casada, uxor a la casada, matrona a la casada y madre, que ha cumplido ya socialmente sus funciones como esposa y como generadora de hijos, y anus a la mujer demasiado vieja para tener hijos, término algo despectivo y que por eso sólo a veces se emplea, siendo otras veces normal que por respeto se siga llamando matrona a la mujer madre y esposa aunque sea vieja. Pero así como senex sólo se refiere a varones, su derivado senectus, senectutis (senectud) ya en el propio latín empezó a ser utilizado para designar a la condición de la ancianidad en cualquiera de los sexos, y por supuesto hoy en día se refiere a eso, sin distinción de sexos. Incluso se generó un adjetivo en latín, senectus-a-um (anciano/a, viejo/a) que tiene todos los géneros, y podía decirse en latín con normalidad una mujer "senecta".

Ver también al respecto las entradas senado, senil y senescencia.

Paralelamente iuventus, designa la condición del iuvenis, que no es exactamente nuestro "joven", pues corresponde a la edad legal comprendida entre los 30 y 45 años. Es tardíamente cuando tiende a expandirse la franja, según indica Aulo Gelio, abarcando a varones a partir de 20, pero entonces la franja se divide entre iuvenes y iuniores. Propiamente iuvenis se relaciona con iuvare, verbo que significa "ayudar y sostener, ser el apoyo productivo de la sociedad", pues se considera la edad floreciente para la producción económica y el trabajo. Propiamente desde los 17 hasta los 30 años los varones son adulescentes (aquellos que "carecen", a los que "les falta algo", que están aún "en proceso de crianza o desarrollo"). Recuérdese que en el sistema republicano clásico, nadie puede ser candidato a un cargo político ni siquiera menor antes de los 30 años y de haber cumplido sus obligaciones militares. Sólo muy tardíamente en Roma empezará a llamarse así a los menores de 20 años, oponiéndolos a los adulti (ya desarrollados o plenamente críados).

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S

T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 10.035) añadidas al diccionario:
Pegaso   tanque   escabel   collazo   aullar   collado   pezuña   jerigonza   Cleopatra   pavía  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
interioridad   frágil   cibernética   puta   libélula   hipófisis   odonato   Nicomedes   ablepsia   mácula  
Último cambio: Lunes, Diciembre 22 14:04 MST 2014