Etimología de QUIMIOTERAPIA

QUIMIOTERAPIA

La quimioterapia, en su acepción más general, es el uso de sustancias químicas como fármacos para tratar o curar enfermedades del hombre y de los animales. Aunque debe decirse que a partir de la década de los 40's del siglo XX, cuando se utilizó por vez primera un agente anticanceroso contra la Enfermedad de Hodgkin y otros linfomas, empezó la tendencia a utilizar la palabra de manera más específica para el tratamiento del cáncer por medio de productos químicos (fármacos quimioterapéuticos). Lo que sucede es que la idea inicial sobre el término era significar el uso de productos que actuaran selectivamente sobre parásitos o agentes infecciosos, como la sífilis y la malaria, pero sin dañar los tejidos del enfermo, y eso es precisamente el efecto que se busca en la quimioterapia anticancerosa, es decir, eliminar las células malignas con el mínimo efecto lesivo o adverso para el resto de las células o tejidos sanos del enfermo. No olvidemos que hasta finales del siglo XIX, los fármacos eran casi exclusivamente de origen vegetal o mineral, pero a partir de entonces, se dio una expansión inusitada en el desarrollo de la farmacología. Pero sigue siendo válido el significado del término quimioterapia para referise a otros agentes curativos, por ejemplo, antibióticos, sulfas, antimaláricos, vermicidas, antimicóticos, ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos, antihipertensivos, diuréticos, etc. Y es que en realidad, aunque un producto químico terapéutico o curativo no esté diseñado contra microorganismos patógenos o células malignas, de todas manera lo que se busca es que cure o alivie un padecimiento procurando un mínimo de efectos secundarios, adversos o dañinos; por ejemplo, un buen antihipertensivo debe ser eficiente en disminuir los valores de la presión arterial, pero también debe poseer el menor efecto indeseable o perjudicial posible sobre órganos como por ejemplo, el corazón, los riñones, el hígado, el sistema nervioso, el tracto gastrointestinal, o no tener efectos teratógenos.

Quimioterapia proviene del germano Chemoterapie, ya que el que introdujo el término era alemán. Proviene del griego khymei, alquimia, pero ya en términos científicos modernos significa 'química', la vocal de unión -o-, y therapeía, tratamiento, cuidado, servicio. Así que literalmente puede interpretarse como "el tratamiento (therapeía) de las enfermedades por el uso de sustancias químicas (khymei)".

Khymei, era la "química del Medievo y los inicios de la Edad Moderna", representada por la alquimia, que durante aquella época se concentraba en la búsqueda de transformar metales en oro, de encontrar la panacea y de conseguir el elixir de la vida. Dado que la palabra química está indisolublemente ligada a alquimia, debemos mencionar que en latín medieval, a ésta se le llamaba alchymia, proveniente del árabe al-kīmiyā, (el arte de la transmutación), del griego tardío khēmeia (arte de la transmutación practicada por los egipcios), procedente a su vez del griego Khēmia, 'lugar o región de tierra negra", como le llamaban a Egipto, derivada de la voz egipcia Kh'mi, de khem, 'negro'. Pero según algunos, la versión más creíble es que los árabes formaron la palabra al-kīmiyā con la unión de al- (la) con el vocablo griego khyma, que significa 'verter líquidos, o mezclarlos, fusión o infusión vegetal', aplicado a la química farmacéutica a base de jugos e infusiones vegetales. De cualquier manera, sugiero que se lean las entradas química y alquimia en este diccionario, donde se discuten otros posibles orígenes.

Según los indoeuropeístas, *gheu- (verter, vaciar, fluir), podría ser la raíz indoeuropea que originó Khymei; originando además en griego khymo, 'flujo biológico, líquido', de donde quimo; khylo, 'linfa, jugo vegetal', que nos dio quilo; kheyn, 'derramar', de donde derivan parénquima, prosénquima, colénquima y esclerénquima. Así como los términos latinos fundere 'derretir, derramar, verter', que derivaron en confundir, difundir, confusión, refundir, y de cuyo supino, fusum, surgió fusión y fusible; el adjetivo futilis, 'algo que se deshace o derrama, de donde fútil, futilidad. Además de quimioterapia, muchos términos comparten el mismo origen griego: quimiosíntesis, quimiotactismo, quimiotripsina, quimiófobo, quimionastia, etc.

Por su parte, therapeía (tratamiento, cuidado, algo con poder curativo), proviene de therapeutēs (quien administra), de therapeuein (ser un asistente, escudero, acompañante, guarda, o quien suministra remedios), originado a su vez de theraps (asistente), tal vez derivado de algún vocablo de las lenguas anatolias. Muchas palabras comparten este origen, por ejemplo: terapeuta, psicoterapia, fisioterapia, hidroterapia, terapéutico, naturoterapia, antibioticoterapia, terapista, etc.

Como mencionamos anteriormente, el término quimioterapia fue acuñado en 1910 en alemán (Chemoterapie) por el científico y médico germano Paul Ehrlich (1854-1915), pionero en el campo de la inmunología, la hematología y por supuesto, la quimioterapia (premio Nobel de medicina 1908 que compartió con el zoólogo y microbiólogo ruso Élie Metchnikoff). No obstante que la historia es sumamente atractiva, los antecedentes se remontan a la época de los bacteriólogos Louis Pasteur (1822-1895) y Robert Koch (1843-1910) y del químico inglés William Henry Perkin (1838-1907); pero hacia 1886, Ehrlich descubrió que el azul de metileno poseía propiedades antimalaria. Sin embargo, su mayor hazaña fue descubrir en 1909, junto con su asistente, el bacteriólogo japonés Sahachiro Hata (1873-1938) que la arsfenamina era efectiva contra la sífilis. Al año siguiente (1910), fue comercializado por la empresa Hoechst como Salvarsán, y en 1911 lanzaron el Neosalvarsán, algo menos tóxico. Después vendrían las sulfas y los antibióticos como agentes quimioterapéuticos antimicrobianos.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.