Etimología de PURO

PURO

La palabra puro viene del latín "purus". Esta se relaciona con una raíz indoeuropea *peu̯ǝ- (purificar, limpiar) de donde también nos llegan las palabras purgar, purgatorio, impío y piadoso.

De la palabra purus tenemos también:

  • Puridad - cualidad (-dad) de puro.
  • Pureza - cualidad (-eza) de puro.
  • Puritano - perteneciente (-ano) a una secta religiosa protestante de Inglaterra del siglo XVI.
  • Purificar - convertir en (-ficar) en puro.
  • Purificación - acción y efecto (-ción) de convertir en puro.
  • Depurar - limpiar, purificar, el prefijo de- indica dirección de arriba abajo.

Etimologías populares y respuestas

La palabra puro viene del latín "purus", del griego πυρ (pyr), πυρος (pyros) "fuego". De ahí que el sentido fundamental y primero lo indique el primitivo sacrificio en el fuego. Por ello mismo es que la palabra "pureza" porte en sí el sentido de la limpieza y la renovación a partir del acto del sacrificio.

Respecto a la comprensión del sacrificio purificador a través del fuego es un error suponer que tal práctica proviene de los ritos inquisitoriales de la iglesia católica. El sentido sagrado del fuego tiene un sentido muy antiguo. Véase, por ejemplo, el significado del fuego en el rito fúnebre en la India, así como la conservación del fuego que se mantenía vivo en las casas antiguas tanto de Roma como de Grecia. Así mismo en el evangelio aún se conserva ese sentido arcaico cuando se dice que Cristo, en contraste al bautismo con agua de Juan, viene a bautizar con fuego.

- Gracias: pedagogo


En España es muy frecuente llamar un "puro" a un cigarro que no tiene mezcla de papel. Se llamó así porque estaba hecho de puro tabaco, aunque ahora se llama "puro" a cualquier cigarro con tal que tenga una capa exterior de hoja de tabaco. Y algunos debajo de una hermosa y fina hojita de Vuelta Abajo llevan un canuto de papel de color atabacado, como muchos cigarros holandeses o canarios, que dentro del canuto llevan picadura y restos, en lugar de hoja de tabaco enrollada. Se excusan los fabricantes de estos puros "impuros" diciendo que el papel está fabricado con las estacas del tabaco mismo, de modo que es tabaco, pero papel es, no hay duda.

Además, por la figura fálica que tiene el cigarro se dijo como metáfora "meterle un puro" a alguien, como propinarle un fortísimo castigo. Esto era antes lenguaje cuartelario, pero parece ser que salió de los cuarteles y se difundió de tal modo que ahora figura en el DRAE como "imponer a alguien una sanción o castigo". Ahora bien, por mucho que esté en el DRAE no deja de ser un término bajuno.

La etimología que relaciona el latín pūrus con el griego πυρ (pyr) "fuego" viene repitiéndose desde antiguo, pero ha terminado por ser desechada. La mencionaban, entre otros, autores de hace más de un siglo, como Raimundo de Miguel, Nuevo diccionario latino-español etimológico, Madrid 1897, y Ottorino Pianigiani, Vocabolario Etimologico della Lingua Italiana, Florencia (Firenze) 1907 (www.etimo.it), y a muchos parecía aceptable la relación semántica del fuego con la purificación, como si fuera una reminiscencia de las piras inquisitoriales.

Sin embargo, en la actualidad es una propuesta etimológica por completo desacreditada: Pierre Chantraine, en su Dictionnaire étymologique de la langue grecque. Histoire des mots, Paris: Klincksieck, 1980, a propósito del gr. πυρ (pyr) niega taxativamente que haya relación con el latín pūrus. La etimología de éste último la da Santiago Segura Munguía en su Diccionario por raíces del latín y las voces derivadas, Bilbao: Universidad de Deusto, 2006 (ISBN: 84-9830-023-1), viene del sánscrito pávatē "purifica", y está en relación con el antiguo alto alemán fowen "cribar".

De una formación pūrus agō "dejar limpio", a través de un primitivo pūrigō vendría el verbo pūrgō que ha dado el español purgar.

Así pues, la relación con lo "puro" la tendría el "purgante", no el "pirómano", lo que nos resulta -dentro de lo malo- algo más civilizado a los pobrecitos heterodoxos, pues siempre será menos mal que por purificar el mundo te obliguen a tragar aceite de ricino, como hacían algunos fascistas del siglo XX, que no la pura hoguera, como acostumbraban los torquemadas y calvinos del siglo XVI.

- Gracias: Joaqu1n


Podemos añadir que la palabra griega πυρ (pyr = fuego), πυρος (pyros = de fuego) que nos dio las palabras piropo y pirómano, se asocia con una raíz indoeuropea *pewor- (brillar o arder como una brasa). Esta es diferente a *peu̯ǝ- (purificar, limpiar), presente en la palabra latina purus.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.